domingo, 12 de noviembre de 2006

El Viaje de Veronica

Hola a todos

perdonad el retrazo en publicar nuevos diarios, es que después de la temporada nos hemos tomado un poco de vacaciones

Aqui va un nuevo diario, el de Veronica que ha viajado con nosotros en Septiembre, epoca que nosotros de ShineSicily solemos recomendar mucho!

Veronica escribió:

Nuestra aventura siciliana comenzó ya en la noche de llegada, asustados con la velocidad y manejo de los coches tuvimos que recurrir a nuestro primer anfitrión Cesare para poder encontrar su casa, Casa di Pippinitto. Un sitio increíblemente bonito, prácticamente al pie del Etna, que al día siguiente pudimos descubrir. No tengo palabras para describir el volcán, es algo completamente diferente a todo lo que habíamos visto hasta entonces.

Desde nuestro primer alojamiento también visitamos Taormina, de la que había oído maravillas pero con la que sufrí una ligera decepción ya que para mi gusto es excesivamente turístico, Giardini Naxos, las islas Eolias (cuidado con los horarios de barcos y buses de las islas, no siempre son reales) y lo que mas nos gustó, Castelmola.

Nuestra siguiente morada fue Il giardino de Sicilia, un sitio muy pintoresco donde las habitaciones son como un iglú, y tienen una pareja de burros bien simpática. Desde allí visitamos el bonito pueblo de Cefalú, donde comimos la típica y no por ello menos exquisita Paste con le Sarde, uhmmm que bueno¡, Palermo, demasiado caótico y sucio, y un sitio muy, muy bonito recomendado por la propietaria de la casa, Castelbuono, un pueblo precioso con un castillo muy bien conservado.

Rumbo a Scopello, nuestro siguiente hogar, visitamos Monreale y su Catedral. Solo por sus mosaicos ya merece la pena el viaje a Siclia, son alucinantes (lo siento no se me ocurre mejor expresión). Después de esta increíble visión y tras un sinuoso y polvoriento ascenso, nos vimos recompensados con la vista desde nuestra nueva casa Casale Corcella. Al día siguiente, tuvimos sesión de relax en una de las playas mas bonitas que habíamos visto hasta entonces, San Vito lo Capo. La reserva de lo Zingaro fue el siguiente espectáculo natural que visitamos. También conocimos el famoso y nombrado Corleone, Segesta, con su increíble templo, y Érice, un pueblo que merece la pena visitar.

Abandonamos la zona Oeste para dirigirnos a nuestro próximo alojamiento en la zona sur y en el interior, San’Angelo Muxaro. Una vez allí te pones en manos de Filippo (perdón pero no sé si se escribe así), que regenta la oficina Val di Kam. Tienen un sistema muy curioso y a la vez bien pensado para alojar a los visitantes, ya que durante los días que estés allí vives en una casa del pueblo, no un hotel ni una casa rural sino compartiendo casa con alguien del mismo pueblo. A nosotros nos toco en casa de María que nos cuidó con unos buenos desayunos y preocupándose para que no nos faltase de nada, al igual que Filippo que estuvo pendiente de nosotros en todo momento.

Pudimos visitar en Agrigento el Valle dei Templi, y disfrutar de la bonita y pintoresca playa de Scala dei Turchi.

Nuestro último destino fue el gran descubrimiento Ragusa Ibla, no tengo palabras para describir este pueblo que parece que nace de la montaña, con unas casas de una piedra muy clara, que le da una luz especial. Es un sitio que nos encanto. Además hay que añadir la casa en la que nos quedamos LeChicche, muy bien decorada, muy bien situada, y con una terraza en la azotea que esta prácticamente bajo la cúpula de la catedral. Un lujo¡. Desde allí pudimos visitar la bella Siracusa que parece sacada de un comic de Corto Maltés, y disfrutar de su costa.

Después de estos fantásticos quince días, no tuvimos mas remedio que despedirnos de la isla, pero no con un adiós, sino con un VOLVEREMOS¡¡¡¡¡¡

Gracias a Boris por toda su atención y enhorabuena por la acertada organización


¿Quieres hacer un viaje como lo de Veronica?

Contacta con nosotros o visita nuestra página de viajes

No hay comentarios:

Publicar un comentario