lunes, 5 de noviembre de 2007

Viajes de Verano

Descubrir Sicilia a través de los agroturismos de ShineSicily ha sido la mejor elección para nuestro viaje ya que hemos descubierto una isla amable, tranquila, libre y, al mismo tiempo, tremendamente cultural y divertida.

Eso sí, cabe decir que estuvimos la segunda semana de Junio y ya apretaba el calor acompañado de un número elevado de turistas.

Empezamos nuestra andadura en Scopello (los responsables del Casale Corcella, amables y acogedores); sus vistas sobre la Reserva Lo Zingaro, inigualables; reposo ganado todas las tardes en sus maravillosas calas después de visitar lugares tan distintos como bonitos de Trapani, Erice, Marsala, Mozia, Segesta, ...

La diversidad entre los templos, ruinas o sus pueblos hacía que cada día fuese una aventura distinta amenizada por el caótico modo de conducir de nuestros colegas sicilianos. Nos volvimos expertos conductores!!!

Una vez dejamos el Oeste nos dirigimos a Ragusa Ibla (inimitable), sin dejar de visitar Selinunte, los templos de Agrigento o el pueblo pesquero Sciaca..

Ragusa Ibla, barroca y, al mismo tiempo, un remanso de paz y belleza, engrandecido por las maravillosas vistas de nuestra habitación en Le Chicche, mejor no podía ser!!!!

La amabilidad de sus gentes hizo que nuestras visitas a Noto (impresionante), Módica (decadente) o Scicli (deliciosa) fueran excelentes acompañadas de unos buenos baños al atardecer en sus playas; en ningún momento nos hemos sentido el típico turista, la gente nos ha ayudado y hecho partícipe de sus comentarios o indicaciones.

En esta parte del viaje, visita obligada fue Siracusa, ciudad bucanera y al mismo tiempo cultural, que paseando por sus calles te transportaba a otra época. No podemos dejar de mencionar, sin duda alguna, su fantástico Teatro acompañado de representaciones casi diarias y su Oráculo.

Para finalizar nuestro viaje, no podíamos dejar de visitar el Etna y sus alrededores, reposando nuestros más que doloridos huesitos en la Azienda Trinita, complejo soberbio en las faldas del volcán. Es impresionante la presencia del volcán en cada pueblo que visitamos, destacando su máximo esplendor al anochecer en Taormina; las vistas desde cualquier terraza son difíciles de explicar.

En resumen, con una buena organización, fundamental gracias a Boris y su equipo, hemos descubierto una isla que sabíamos de antemano que no nos iba a defraudar, pero que una vez allí, nos ha sorprendido, no sólo por su belleza, sino por la amabilidad de sus gentes acompañada de su exquisita gastronomía; un placer en todos los sentidos. Gracias.

Junio 2007, Rafa y Sonabia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada