jueves, 25 de septiembre de 2008

Nuestra experiencia siciliana

Articulo escrito por Elena, Juan Luís y Mercedes desde Asturias

Estuvimos en Sicilia del 9 al 23 de Agosto de 2008. Somos una familia pequeña, Elena de 6 años, papa y mamá con unos cuantos más. Aunque salimos fuera todos los años es la primera vez que vamos a casas y que lo hacemos todo a través de internet. No tuvimos ni el más mínimo problema ni con las casas, ni con el coche. Siempre nos estaban esperando y todos fueron muy amables, preguntaban continuamente ¿Tutto bene?

No os quisiera aburrir con las impresiones sobre los pueblos monumentos, espacios naturales, la comida, etc…….es difícil acumular tantas cosas en un sólo viaje. A nosotros lo que más nos gustó fueron los sitios arqueológicos, Érice, las catacumbas de S. Giovanni, el Etna por la noche…..a Elena la playa de S. vito lo Capo, la amabilidad de Dora,la piscina de Franco, Gorka :la perra de Cesare y los gatos…

De lo que si me gustaría hablar es de las personas. En San Vito lo Capo Anna, su marido, la hija y hasta el nieto estaban por allí, mientras desayunábamos en la terraza mirando el jardín .Ofreciendo higos recién cogidos, mermeladas y sobre todo una tarta casera de queso riquísima, preguntando si queríamos algo especial para desayunar para el día siguiente.El pueblo a tope de turismo interior una playa muy buena con mucho éxito, difícil aparcar.

En Sant'Angelo Muxaro nos recibió Piero es un gran comunicador y en el poco tiempo que estuvimos con el, lo demostró. En la cena por la noche en un Agroturismo cercano lo mejor fue estar al aire libre, la conversación a media voz sobre los momentos extraños que vive la mafia y para Elena ayudar a rellenar los canoli. La casa que nos tocó en el pueblo era la tercera planta con tres tramos de escalera algo fastidiados para subir maletas. Pero valía la pena, era una casa particular como si te invitan a casa de alguien del pueblo, es decir tenía fotos, libros, recuerdos de la familia. La dueña de la casa y la que nos ponía el desayuno es Dora, la casa se distribuye por niveles y cada nivel a su vez es una casa. Nos explicó que lo hacían así para los hijos, pero que trabajaban fuera y sólo venían en vacaciones. Dora lleva 58 años casada y con Elena se comportaba como una abuela poniéndole de todo lo que tenía por casa nos habló de su familiar nos presentó a sus nietos , es un encanto de señora. El último día se disgusto un poco porque a las seis de la mañana hubo” una gran baccana???”, unos vecinos que venían de vacaciones de Inglaterra y este era era el ritual de la pelea anual ,le dijimos que era del “cielo pa bajo”, la hora no era muy propia, pero ella que iba a hacer.

En la Grotta di Ferro, todo era más formal, otro estilo, lo que te puedes encontrar aquí en las posadas, hoteles con encanto, pero con una diferencia, te ofrecía el servicio de cocina, de las barbacoas, la piscina y unos desayunos fenomenales también con repostería casera. La pista de acceso para ir despacito, admirando el campo ragusano. Muy bien situada para hacer todas las ciudades barrocas. Franco un señor serio y agradable.

Y por último la Casa de Pipinitto cerca del Etna sin que se entere nadie, la que más le gustó a Elena. Todos los días antes de volver había que parar para traerles algo a la perra Gorka y a los gatitos. Teníamos una casa para nosotros dentro de una finca enorme. La casa estaba decorada con un estilo antiguo y en el salón había un cuadro de más de dos metros una señora vestida elegantemente que apoya su mano sobre un joyero. Es una de las antepasadas de Cesare e infunde un gran respeto, nos dijo que uno de sus amigos cada vez que entraba en el salón hacia una reclinación ante ella.Nos ofreció de lo que tenía en la huerta y fruta. Todas las noches preparábamos para la cena unas ensaladas estupendas. También aquí sentías que estabas en Sicilia de verdad, pues veías a Cesare todo apurado cuando le tocaba el agua, trabajando en el huerto o haciendo una escapada a última hora de la tarde con un amigo al Etna. Nos dio todo tipo de información sobre la zona, la conveniencia de ir a Catania en tren desde Acireale, la mejor hora para ir a Taormina, la mejor opción para subir al Etna contando con la edad de Elena. Por la noche bajábamos hasta una zona más elevada de las huertas donde se veía el Etna con la lava incandescente una imagen inolvidable.La elección por parte de Boris de los alojamientos muy buena porque cada casa aportaba algo diferente y especial.

Por último no estar de acuerdo con algunos tópicos:

El calor fue muy llevadero.

Comer igual o en ocasiones más barato que aquí , habló de trattorias,pizzerias y pasticcerías,no te ponen ningún problema por compartir. A Elena le traían un plato pequeño sin dificultad ,ni malas caras.


En las ciudades, es la ley del más fuerte conduciendo,pero es que hay más coches que calle, no se cabe.Y las motos atacan a derecha e izquierda.Si te pones al nivel de burradas, nunca se enfadan.Yo creo que es una adaptación al medio.

Las entradas muy asequibles es más diría que baratas en ocasiones por lo que ofrecen.
Taormina a tope, pues no el 20 de Agosto, hasta el mediodía estaba como puede estar Santillana, Albarracin, Santiago…Comimos allí una ensalada ,dos pizzas enormes y un agua grande y dos cafés 29 Euros.

La cola más larga la hicimos en el Etna y fueron diez minutos o menos.

En fin que pensamos repetir dar un repaso a lo visto y ver lo que nos falta de la zona NE y las islas.

Será porque soy de Tenerife, pero los higos picos, el mar, los cielos azules, la lava del volcán……….. me hacían sentir muy a gusto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada