lunes, 19 de octubre de 2009

Descurbriendo Sicilia

Articulo escrito por Esteban V. y Cristina B.

Aunque el viaje era de 10 días, la verdad es que de acuerdo a los vuelos, hay un par de días que no se pueden aprovechar bien. El primero, porque el tema de traslados internos en el aeropuerto y la recogida del coche (Fiat Panda) no acabó hasta las 14,30h. De otro lado el último día prácticamente no sirve de gran cosa, porque a pesar de estar cerca del aeropuerto (desde Fulgatore) el saber cómo va la burocracia hace que debas llegar con tiempo para la entrega de coche, etc. Y la salida es al mediodía.


En resumen que algún día adicional nos hubiera venido bien. Por supuesto que Sicilia tiene tanto que ver (si la quieres ver medianamente bien y disfrutar de algo de calma para relajarte o bañarte, 15 días sería lo más correcto como vosotros dijisteis). Pero eso normalmente será complicado para mucha gente. El resultado es que ha sido algo un poco cansado, pues 2000 km es esos días se hace un poco duro. Sobre todo si como en nuestro caso nos gustan la Historia y las “piedras” y preferimos ver cosas antes que ir a la playa o estar en plan descanso. Únicas desilusiones: no poder ver el teatro griego de Taormina, ya que llegamos justo cuando cerraban (18,30h) en función de la puesta del sol y no poder visitar Pantálica que era uno de mis objetivos (quedaba fuera del circuito que me había propuesto y era ya una paliza de coche).

Dicho todo esto, debo decir que nos lo hemos pasado muy bien. Cansados, pero felices de lo que hemos visto. La gente, la comida, el entorno mediterráneo, nos han hecho sentir como si estuviéramos en casa. Por supuesto también los alojamientos, que han satisfecho totalmente nuestros deseos. Han sido todos muy cómodos y con excelentes servicios (superiores en lo de Ragusa y en lo de Trapani). Del entorno tranquilo de la casa de Ragalna y la amabilidad de sus dueños, pasado por la simpatía y la ilusión en su trabajo de G. y su marido de la casa de Ragusa (además un poco de televisión en la habitación tampoco va mal para seguir conociendo el idioma), hasta el rincón de Fulgatore, quizás el más tranquilo para nosotros porque era la parte más relajada de nuestro viaje y pudimos aprovechar mejor la piscina. Ahí fue como estar en casa con María, persona encantadora y con Franco (en vuestra información ponía que cambiaban toallas casa día, pero eso es sólo si pagas un cargo adicional. Lo normal, igual que en los otros sitios, son 3 días).

Mis comentarios sobre lo que vivimos. En primer lugar se pasa un poco mal con tanto calor, pero es lo que hay y lo contrario sería peor. Sicilia es típicamente mediterránea. Es montañosa y el interior suele ser un poco árido en las montañas. Las zonas costeras ofrecen (al igual que algunas del centro) una visión mucho más verde. Después, que para mi ha sido como un Máster de conducción arriesgada y a veces temeraria. ¡¡Vaya manera de conducir por carreteras estrechas!! Y no digamos callejear por ciudades como Palermo o las colas para atravesar los pueblos. Eso se nota haciendo los 2.000 km. que he comentado. Encantadora la visita a Cefalú que visité el primer día desviándome de mi viaje al alojamiento de Catania. Vale la pena y en mi circuito ha quedado pendiente esa parte norte de la isla. La visité sin poder comer. Es interesante comentar a los futuros viajeros que en Sicilia el horario es europeo y que a las 15h es difícil comer, en muchos sitios.

La comida, muy bien. Excelente pescado, fruta, etc. para no hablar de la típica pasta, pizzas, etc. Las personas son muy amables y se ofrecen siempre a ayudar.

El primer día hábil fuimos al Etna y caminado hasta la Valle del Bove. Un recorrido muy bonito aunque duro por el calor (una hora hasta el valle). Desgraciadamente vimos poco del valle, porque llegamos con una niebla que no nos dejó verlo en su majestuosidad. Después fuimos siguiendo la costa hasta Castelmola (extraordinarias vistas) y acabamos en el jaleo de Taormina. Muy elegante y turística, sin poder ver el teatro griego porque era tarde. Aparte del funicular desde el parking, se puede utilizar también un buen servicio gratuito de autobuses que sale asimismo del parking.

En Catania, muy interesante, aconsejo visitar inicialmente la ciudad con un tren turístico. Si no dispones de mucho tiempo es suficiente para hacerte una idea y siempre puedes volver a algún punto en concreto que te haya interesado. Si se quiere ver el famoso mercado del pescado hay que ir temprano, porque a las 9h ya está prácticamente acabado (empiezan, lógicamente, a las 7h de la mañana). Por la tarde visitamos Aci Castello, bonita zona de mar.

Camino de Santa Croce, dimos una vuelta para visitar los mosaicos de la Villa del Casale. Sorprendentes. Vale la pena para los que les guste la historia antigua. Desde Santa Croce esa zona se hace accesible la visita a los núcleos del Barroco (2 días en total). Muy grata sorpresa porque no es el barroco al que estamos acostumbrados en muchos lugares de España. No es tan recargado y hay auténticas obras de arte en forma de palacios, iglesias, edificios públicos, etc. Muy interesante Scicli y Módica. En Ragusa era festivo y en la zona antigua faltaba vitalidad. Dimos la vuelta también en el tren turístico que ofrece una visión mínima y suficiente del entorno. La zona nueva, con las calles vacías a primera hora de la tarde, la vimos en el coche. Por fin un sitio que podía ir sin presión!!. Era lógico ya que era Domingo.

Debo comentar que para nosotros la gran sorpresa y la que nos ha impactado más ha sido Noto. Si la han llamado el “jardín de piedra” creo que han acertado. Muy cómoda para caminar y con edificios muy bellos. Lo mismo que la isla Ortigia en Siracusa. Espectacular para mi el teatro griego.

La reserva natural de Vendicari, interesante, fue una pena porque no íbamos preparados con el bañador. Por eso decidimos a la vuelta al hotel ir a bañarnos por única y exclusiva ocasión a la playa, al anochecer, en Punta Secca.

El desplazamiento de la última etapa desde Santa Croce a Fulgatore fue mucho mejor de lo esperado. Eran 300km, pero llegamos al Valle de los Templos a media mañana. Realmente con una parada aproximada de 1 hora es suficiente, lo que me permitió llegar a comer a Selinunte (muy bonita playa y entorno) y poder disfrutar de los emplazamiento griegos de allí. Eso facilitó llegar al alojamiento de Trapani a muy buena hora e incluso poder bañarnos en la piscina.

La visita a Segesta fue el punto final y fascinante a mi deseo de ver los restos grecorromanos de Sicilia. Hay que ver siempre el templo y además la zona más alejada del Ágora y el Teatro. Fuimos a Érice, pudiendo acceder por el funicular. Estoy de acuerdo que es mucho más cómodo y espectacular que subir con el coche. Vale la pena visitar Erice. En Trápani me sorprendió la parte antigua con unos edificios barrocos y palacios (en vía Garibaldi) extraordinarios. La vuelta final continuó por las Salinas y el paseo en coche por Marsala.

La excursión a Palermo, interesante. Excelente experiencia de conducir en el caos más absoluto. Que manía de poner la mayoría de señales (pequeñas) justo cuando se produce el desvío. Se pasa mal buscando las direcciones y los desvíos y al mismo tiempo tratar de conducir entre el enjambre de motos, coches que meten el morro, amigos que se paran a charlar en mitad de la calle y paran la circulación, etc, etc. Aconsejo visitar la iglesia llamada de la Martorana. (Santa Maria dell’Ammiraglio) aparte de los sitios típicos y conocidos. Y por supuesto el Duomo de Monreale. Es una iglesia maravillosa y sorprendente.

Camino del aeropuerto el último día pude visitar Castellamare del Golfo y otros pueblos de esa parte de la costa con playas grandes y bien cuidadas.

Como aspectos negativos, sólo resaltar el tema de la suciedad. Palermo es sucia, pero además es normal viajando por las carreteras ver las bolsas de basura y otros enseres tirados por los rincones, algo que sorprende inicialmente cuando llegas a muchos pueblos y algunas ciudades de tipo medio.


El recuerdo queda con nosotros para siempre. Y siempre recordaremos Sicilia como uno de nuestros mejores viajes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario