miércoles, 16 de septiembre de 2009

Fotos de gran calidad

Quiero compartir con todos vosotros estas maravillosas fotos que nos envió JOSE LUIS HERNANDEZ RODRIGUEZ


Los viajes de Mayo: el mejor mes para viajar a sicilia

(Articulo escrito por Montse R.). Queríamos ir a una isla griega pero navegando por Internet nos tropezamos con la web de Shinesicily y sus viajes a Sicilia y nos enamoró. Todo fue fácil y rápido. Así que emprendimos nuestro viaje con toda la información que nos enviaron por correo electrónico.





Expo de fotos de Sicilia

"Colori sul mare" es el resultado de un ejercicio fotográfico que extrae la variada paleta de tonalidades que tiene Sicilia, y que en esta ocasión extrae con sumo acierto el fotógrafo siciliano Antonio Pennisi.
Esta muestra que llega por primera vez a Barcelona, y que prevee rotar por diferentes galerías de Catalunya, está organizada por La Sicilia.es, y auspiciada por la Asociación de difusión de las culturas Amics de la Unesco Barcelona.
Antonio Pennisi, conocido como Lupinanto en el mundo online de la fotografía, donde ha contribuido a la difusión de la Sicilia, con fotografías de la sociedad, cultura y naturaleza de Sicilia nos acerca con esta muestra a una de las señas de la Sicilia auténtica, que lejana a la idea preconcebida que tenemos, es un escenario de teatro donde los personajes son gentes cercanas, cuyo amor por la tierra se expresa en una Sicilianiedad que conjuga sentimientos ambivalentes y opuestos de amor y odio. Sin duda, un teatro de estas características merece un escenario a la altura, y quién mejor que uno de las jóvenes promesas de la fotografía siciliana, para retratar un fondo de escena donde, en esta ocasión, el mar ocupa todo el foco de atención.

Cambio de ruta por el tiempo!!

Articulo escrito por Ainhoa Etxebarria Egizabal
Este post nos lo envió Ainhoa y nos gustó mucho porqué es muy detallado y útil a la hora de programar un viaje!!
En la Tabla 1. os presento el plan que llevábamos a Sicilia y en la Tabla 2 el que finalmente tuvimos que hacer debido al mal tiempo. Si os fijáis, tuvimos que mover el día de subida al Etna (y por lo tanto retocar los días contiguos) porque estaba completamente nublado y las previsiones daban buen tiempo para el miércoles.


Una vez finalizado el viaje, puedo decir que era mucho mejor plan el inicial por dos razones: la primera, que fuimos a Catania en día festivo y por lo tanto no había nadie en la ciudad y no pudimos ver el tan famoso mercado. La segunda, viajar (ida y vuelta desde al alojamiento) hasta Siracusa. Se hizo demasiado largo ya que en el último tramo no hay autopista. También creo que hubiera estado bien dedicar más tiempo a las Islas Eolias, como por ejemplo, pasar tres días allí.

Bien, paso a comentar algunos datos genéricos que quizás sirvan a futuros viajeros.

1. El tiempo de desplazamiento de un lugar a otro depende principalmente de si hay autopista o no. Si vas por carretera, lo cual supone atravesar pueblos, calcula una velocidad media de 30km/h. Evitar la hora punta (18:00 horas) al circunvalar y/o cruzar los pueblos (recordar Módica y sus rotondas).
2.- La autopista es barata, pero si no te sale ticket, llama a algún responsable (pulsar botón rojo) porque sin ticket, a la salida te cobrarán todo el trayecto posible.
3.- Si vais unos cuantos amigos, no alquiléis un coche grande, aparcar es un infierno y te la juegas en las estrechas callejuelas. Mejor dos pequeños.
4.- Tomate con tranquilidad lo de conducir: conducen muy mal y no respetan casi ninguna señal, ni preferencias de paso.
5.- El horario de comidas en restaurantes es de 13:00 a 15:00. Procura ir antes de las 15:00.
6.- En general, no hay ningún problema para pagar con tarjeta de crédito.
7.- No dudes en preguntar, la gente es muy amable.

A continuación os doy detalles concretos del viaje que hicimos:

Vulcano: desde el alojamiento en S. Agata Militello, tardamos en llegar alrededor de 1 hora. Vete con tiempo para buscar aparcamiento. Está complicado. Sale un barco a las 9:30. Coge ese para aprovechar el día. Llega a Vulcano a las 10:20. Nosotros, lo primero que hicimos fue subir al Gran Cráter: la subida la hicimos por la cresta de la derecha y la bajada por la izquierda atravesando las fumarolas. Tardamos 1,5 horas en subir con mucha tranquilidad. Lleva agua y unos frutos secos para disfrutar del paisaje sin que apriete el gusanillo. De vuelta en el pueblo, comimos unos bocadillos y nos metimos en los Baños de Fanghi. No lo recomiendo, estuvimos oliendo mal tres días y el niki que llevé todavía no se ha recuperado. Puedes visitar la playa negra, aunque el baño es otro cantar porque hay muchas medusas, y comer unos canoli mientras esperas el barco de las 17:30.
De vuelta a casa paramos en Capo d’Orlando. Como era sábado por la noche, había mucho ambiente de la gente del pueblo. Mereció la pena por el ambiente. El pueblo en si mismo no tiene nada. Si vas en sábado y quieres cenar, cuidado porque todo el pueblo sale de cena y están los restaurantes llenísimos.


Cefalú: Se deja visitar, pero no requiere más de 1-2 horas.

Montañas Nebrodi: Precioso. Saliendo de Cefalú cogimos carretera del interior atravesando las montañas (por Cesaró) hasta llegar a Castiglione (a nuestro alojamiento). De esta forma vimos la cara este del Etna. Paramos a comer en el Refugio Muto San Fratello. Si vais pedir cordero al horno con patatas. Exquisito y un ambiente muy Siciliano (coincidimos con la celebración de un bautizo). También nos resultó impresionante Castiglione, ya que era el primer pueblo encaramado que atravesábamos.
Catania: como he dicho anteriormente, hay que ir en día laborable. En festivo lo bueno que tiene es que apenas hay trafico. En nuestro caso le dedicamos 2 horas con cerveza incluida.
De aquí fuimos a Aci Trezza, donde parece que van los catanienses los días festivos a comer, así que, allá donde vas haz lo que vieras, y nos metimos en un restaurante a comer pescado.

Taormina: Sigue las indicaciones a Castelmola y sube hasta arriba desde donde disfrutaras de unas vistas estupendas de Taormina, el teatro, el mar y la costa. Después, ármate de valor para sobrellevar lo mejor posible las hordas de turistas y baja a Taormina. Intenta aparcar en el aparcamiento de pisos. En cualquier otro lugar es imposible. Si te pierdes (es muy fácil), no te desesperes, pregunta cómo ir al dichoso aparcamiento. La calle principal es bastante agobiante, pero hay que verlo. Merece la pena ir andando hasta el teatro ya que es desde donde se ve el Etna.

Siracusa: Desde Castiglione de Sicilia 1h 15min. Los dos lugares a visitar son El teatro griego y la isla de Ortigia. Están uno en cada extremo de la ciudad por lo que es recomendable ir en coche de un sitio a otro ya que hay parking en la entrada de ambos lugares. Lo mejor es ir a primera hora al teatro (8 Euros la entrada). Ortigia, merece la pena la catedral por dentro (no te cuento lo que verás, pero es interesante) y la plaza donde está ubicada. Estate atento a los horarios de las representaciones de Marionetas y aprovecha la visita a Ortigia para ver una. Nosotros solo pudimos ver el museo. El resto, para dar un paseo.
Etna: La subida hasta el refugio de Sapienza es curiosa por la cantidad de ríos de lava que dan una idea de las dimensiones de cada erupción y de las habidas a lo largo de la historia. A unos 5kms antes de llegar, en un cruce de carreteras, hay un parking a la derecha desde donde comienza la ruta hacia el Valle del Bove. Es un paseo de una hora ida y una vuelta (el sendero de la Schiena dell’Asino). No te lo pierdas es impresionante. La subida en el teleférico cuesta 27 euros y si no hay nieve arriba y funcionan los 4X4, puedes pagar otros 26 euros para que te acerquen al Etna lo más posible. En nuestro caso, había tanta nieve que no funcionaban los coches, así que, únicamente anduvimos un rato hasta acercarnos a un pequeño cráter para tocar tierra negra caliente. A lo mejor, sin nieve merece la pena subir, para mí, no lo mereció.

Ragusa Ibla: Pueblo con ambiente muy acogedor. Merece la pena pasar al menos una noche para disfrutarlo. Tiene muchos edificios barrocos y unas vistas espectaculares del paisaje que lo rodea que es muy diferente al visto hasta ahora.
Noto: Barroco total. Merece la pena verlo (no te llevará mas de una hora) si te pilla de paso y no piensas ver Trapani o Ragusa. Cerca está el parque Vendicari donde podrás ir a darte un baño y a relajarte.
Agrigento: 2,5 horas desde Ragusa y 8 euros la entrada. Hay que verlo… Las vistas del valle son espectaculares.
Playa Scala dei Turchi: Es una playa curiosa. Como está cerca de Agrigento, merece la pena ir a verla aunque en verano se podrá apreciar y disfrutarla más ya que podrás bañarte.
Erice: Puedes subir en coche y no creo que merezca la pena el teleférico (5 euros). Dejamos el barroco y nos encontramos en un pueblo medieval. Es bonito y tiene muy buenas vistas de la zona.
Trapani: Ambiente siciliano muy acogedor, y por lo tanto muy recomendable la visita a esta ciudad. La calle principal está abarrotada de barroco que bien podría sustituir a la visita a Noto.


lunes, 7 de septiembre de 2009

Un viaje a Sicilia en Abril


Día 1. 2-04-09. Llegamos al aeropuerto de Palermo a la hora prevista, 15,30h. Recogemos el coche de alquiler, un Lancia último modelo con un buen maletero, y nos vamos hacia Fulgatore. Llegamos a la casa rural con tiempo suficiente para hablar un momento con Franco y su mujer y dejar el equipaje en nuestras estupendas habitaciones. Nos vamos a Érice, un pequeño pueblo en lo alto de una montaña con una vista increíble. Nos damos cuenta de que los pueblos parecen no tener ningún tipo de ordenación urbanística ni de protección a edificios que lo merecen. Se entremezclan verdaderas joyas arquitectónicas con edificios de nueva construcción horribles, mal acabados, desproporcionados y sin ningún tipo de sensibilidad hacia sus vecinos.
A pesar de ello, Érice, por su emplazamiento, pavimentación de las calles y sus edificios barrocos, vale mucho la pena. Iglesias, edificios sociales y administrativos, restaurantes, etc. Sorprenden al visitante en cualquier punto del pequeño pueblo. También son de admirar su plaza Mayor y sus terrazas, estratégicamente emplazadas, para disfrutar de las vistas que pueden contemplarse gracias a su situación.

Libros: Un verano en Sicilia

Villa Donnafugata, un palacio de belleza decadente incrustado en las montañas de Sicilia, es la puerta de entrada al pasado de esta región italiana, a las historias de amores imposibles, de las traiciones de la mafia... Cuando Marlena y su marido realizan un viaje hasta este lugar para hacer un reportaje turístico no aventuran todo lo que encierra sus muros. Tosca, la dueña de la villa, será quién se lo revele a través de su propio secreto: una preciosa historia de amor con el último príncipe de Sicilia.
En 'Un verano en Sicilia', Marlena de Blasi plasma los grandes contrastes de esta tierra y nos hace viajar hasta los años cuarenta y la II Guerra Mundial para descubrir los avatares de la protagonista. Tosca nació pobre pero fue adoptada por el último príncipe de Anjou, que le proporcionó una vida mucho más placentera y con el que termina viviendo una historia de amor plagada de dificultades, empezando por la diferencia de edad y la de clase.
Pero 'Un verano en Sicilia' es más que una historia de amor. La autora también se recrea en dibujar los escenarios idílicos de Sicilia y las personalidades de sus gentes. Sin olvidar, el papel de la mafia en la zona rural y la lucha de algunos por abolir las diferencias sociales. Una inmersión en la Sicilia más romática que, como un cuento, nos dejará un buen sabor de boca.