domingo, 4 de abril de 2010

Viajar a Sicilia en Marzo - la explosión de la primavera!

Articulo escrito por Ketty G. - Querido Boris esto es muy pero que muy resumido el rápido viaje que hemos hecho a tu isla y que también nos has organizado.
 

Salimos con Ryanair, era nuestro primer contacto con una low cost y eso ya es una experiencia, subir al avión sin reserva de asiento, llevar cada uno su maleta y nada mas, la rapidez de las escalas y ¡oh maravilla! La puntualidad. Lastima que los horarios de los vuelos de esta compañía desde Madrid te hagan perder dos días.

A la llegada a Trapani descubrimos lo que en todo el viaje ha sido la tónica LA AMABILIDAD, de los sicilianos. El responsable de la oficina de National Maggiore donde recogimos nuestro maravilloso Fiat Croma, nos detalló casi kilómetro a kilómetro nuestra ruta hasta Fulgatore, allí seguimos tus indicaciones y llegamos sin problemas al primer alojamiento.


Nos recibió Franco que no solo nos recomendó ir a cenar al Restaurante Baglionuovo, sino que nos llevo hasta el restaurante. Aquí comenzamos otro descubrimiento ¡la cocina Siciliana! Franco tiene una teoría que nosotras refrendamos, “el siciliano no come para vivir sino que vive para comer”, nos recomendó pasar de los anti pasto ¿pero quien se resiste a ello? Así que nuestra primera comida fue increíble.





Al día siguiente fuimos a Segesta, luego Castellammare del Golfo, para llegar a San Vito Lo Capo a comer sus afamados Cous Cous de pescado. Después por una maravillosa carretera nos fuimos hasta Trapani para subir a Erice en funicular, pero al llegar nuestro gozo en un pozo, el funicular estaba cerrado, la época de funcionamiento comienza el 27 de marzo.... vuelta a Erice donde paseamos por sus calles visitamos sus iglesias y disfrutamos de sus cafés..., ya de noche regresamos a Trapani para poder comprobar este increíble conjunto arquitectónico, su calle principal llena de palacios e iglesias barrocos impresiona.

El martes 22 lo dedicamos a Palermo, nos fuimos vía Monreale donde pensábamos dejar el coche para evitar el trafico infernal de la capital e ir a la misma en autobús, pero después de ver la maravillosa catedral de Monreale, nos animamos y ¡ale! Nos fuimos con el coche a Palermo. Aguantamos un poco de atasco en la entrada pero increíblemente pudimos aparcar en la plaza de la Independencia. Desde allí a la Capilla Palatina. Solo por ver esta maravilla ya merece la pena venir a Palermo. Luego la Catedral el mercado de Ballarò, y el de la Vuccirìa. Después de comer nos acercamos a ver el interesante museo de marionetas y regresamos a la plaza de la Independencia callejeando a través de todo el barrio histórico de Palermo, que debo decir esta bastante sucio.

El miércoles 23 era el día que nos íbamos a Ragusa, a mitad de camino vimos el impresionante Valle de los Templos en Agrigento y casi al atardecer entrabamos en la increíble Ragusa. ¡Qué maravillosa ciudad! El dueño de casa nos vino a recoger al parking y después de acomodarnos fuimos paseando por sus típicas calles hasta desembocar en la plaza del Duomo donde a la vista del mismo casi nos quedamos sin aliento, seguimos callejeando y cuando nuestro estomago ya daba señales de alerta fuimos en busca de la trattoria Ai 4 Gatti, donde una vez mas pudimos disfrutar con la comida siciliana.

Jueves, 25, primero nos fuimos al Duomo para verlo por dentro, pero “por limpieza general” estaba cerrado, así que tomamos el coche y nos fuimos a Caltagirone, donde paseamos, compramos cerámica, subimos la increíble escalera y nos fuimos a Piazza Armerina, antes de llegar a esta ultima, en mitad del camino en un lugar donde pudimos aparcar el coche al borde de la carretera en un maravilloso paraje todo verde, con miles de flores dimos cuenta de unos embutidos, quesos y vino sicilianos que habíamos comprado en una tienda de delicatessen de Ragusa, las trattorias y los restaurantes son increíbles pero ese picnic no tenia nada que envidiar al mejor restaurante..


Regresamos a Ragusa con el tiempo justo para dar el “Paseo a través del Barroco”, actividad concertada con las encantadoras Chiara y Alice de la organización Zuleima, contando con A. como “guía de lujo”. Recomiendo este paseo ya que con él, nosotras por lo menos eso sentimos, aun te enamoras mas de esta ciudad, una vez finalizado nos despedimos de nuestra amigas de Zuleima y dimos cuenta de una maravillosa cena en La Bettola.

Viernes 26, era el día de irnos a Catania, la carretera hasta la segunda ciudad de la isla es maravillosa, tardamos un poco en entrar en el centro, ya se sabe el increíble trafico de las ciudades de Sicilia, también tardamos un poco en encontrar un aparcamiento pero ¡oh maravilla! a unos 150 metros de la plaza del Duomo pudimos dejar nuestro coche y tomar un “trenecillo turístico” que nos dio una vuelta por toda Catania durante una hora. Una vez terminado el recorrido fuimos al mercado de pescado. Queríamos llegar pronto a Santa Venerina pero al poco de tomar la autopista vimos un pueblecito donde había restaurantes al borde del mar..., salimos hacia allí y comimos en uno de ellos un maravilloso antipasto con toda clase de pescados. Llegamos pronto y sin dificultad a nuestro tercer alojamiento donde nos recibió el encantador C. Sin deshacer las maletas nos fuimos hasta Taormina, donde vimos atardecer, lugar encantador pero para nuestro gusto demasiado “turístico”.


Sábado 27, a la 9 nos vino a recoger Carmelo para llevarnos al Etna. Excursión que recomendamos porque Carmelo no te enseña el Etna te “hace vivir el Etna”, hicimos una camina hasta llegar al Valle del Bove y comimos los bocatas comprados en Milo, en el Refugio del Etna, pisando nieve y con un impresionante cielo azul. De regreso a Santa Venerina fuimos a cenar a la Fermata Spuligni lugar que nos recomendó C. recomendación que yo hago extensible a todos los que deseen comer las mejores pizzas del mundo.



Domingo 28, madrugamos bastante porque nuestro vuelo salía a las 14.50 y estábamos a 360 Km de Trapani, teníamos que cruzar toda la isla, pero el viaje fue muy agradable, todo autovía y disfrutando de los colores del campo que en esta época son esplendorosos, distintos verdes, miles de flores de todos los colores, árboles en flor... ¡en fin! La Primavera.

Nos quiero terminar sin resaltar:

*Prometemos volver a Sicilia, nos han quedado miles de cosas por conocer.
*Franco y May de la primera casa. Miles de gracias por vuestro cariño, fuisteis nuestro primer contacto con la gente de Sicilia y en el alojamiento estábamos como en nuestra propia casa.
*A. y G. del B&B de Ragusa, vuestra amabilidad y simpatía siempre las recordaremos, así como la maravillosa ciudad de Ragusa.
*C. de la casa del etna, tus atenciones y tu forma de ser siempre las tendremos presentes, saluda de nuestra parte con mucho cariño a Gorka.

Carmen, Primi, M. Luz y Ketty.

ORGANIZA TU RUTA POR SICILIA ➜


1 comentario:

  1. Anónimo7:55 p. m.

    Gracias por el relato, ha sido muy agradable y me ha entusiasmado para hacer mi viaje a sicilia.

    Un abrazo Gabriel

    ResponderEliminar