martes, 2 de noviembre de 2010

Nuestro viaje a Sicilia: dejar cosas por ver...y así tener una excusa para volver!



Articulo escrito por Eva y Ricardo.

Aunque del año pasado, publicamos ahora este diario de viaje.

Pasado casi año y medio y después de haber realizado algún que otro viaje... podemos decir que el de Sicilia fue el mejor con mucha diferencia. A parte del carácter de los Sicilianos y los lugares que descubrimos, tú tienes mucha responsabilidad (Boris, ndr) en que los buenos recuerdos sigan en nosotros con la misma intensidad que el primer día. Los alojamientos y las gentes que nos acogieron sólo pueden explicarse disfrutándolos.

La llegada, terrible. Nada de lo que has leído en las guías o en los blogs te prepara para enfrentarte a la conducción siciliana. Domingo por la mañana. Junio. Sol de justicia... y el todo Palermo saliendo en dirección a las playas por una autovía que tiene tantos carriles como los conductores necesiten. Indescriptible. Ahora, eso sí, después de superar esa dura prueba todo fue más fácil.

Comida en Cefalú casi encima del mar, refrescante baño de pies... (debería haber uno en cada ciudad) y a buscar el acogedor lugar que sería nuestro primer alojamiento. Castiglione de Sicilia. Realmente "a nuestro aire". Ninguna imposición, sólo tranquilidad, amabilidad y siempre una sonrisa, regla que se mantuvo en todos los alojamientos. Desde allí, excursiones al Etna, Taormina, Gardini Naxos, Isola Bella...




Continuamos hacia el sur. Allí nos encontramos con otro acogedor lugar, en Ragusa Ibla. Sólo podemos dar las gracias a A. y G. por su hospitalidad y por sus consejos tanto gastronómicos como culturales. Kilómetros de aprendizaje y tiempo de relax también. Siempre hay que dejar cosas por ver...y así tener una excusa para volver. Marzameni, Scala di Turchi, Santa María de la Scala, Catania, Palermo...


Por último llegamos a la maravillosa casa de M. y de A.. Era el último lugar en el que íbamos a estar y desde luego que dejó un recuerdo imborrable de nuestra estancia en la isla. Es el lugar ideal para olvidarse del mundo y los dos propietarios entienden muy bien lo que esto significa. No hay duda ¡¡¡¡

Gracias de nuevo, Boris, por todo tu esfuerzo y dedicación. Desde aquí sólo podemos devolver la gratitud recomendando a todos nuestros amigos y conocidos que viajen con este equipo tan formidable que has construido. Para cuando os atreveréis con el resto del mundo ?????

Un saludo.

Eva y Ricardo (junio 2009)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada