jueves, 6 de octubre de 2011

Nuestro viaje a Sicilia: descanso, sol y gastronomía


(Diario de viaje escrito por Almudena del B.) A la hora de elegir nuestro destino de vacaciones pensamos en un lugar en el que pudiésemos descansar y coger fuerzas hasta el siguiente verano. Todas las opciones que valoramos estaban en el entorno del Mediterráneo y es que éste es un mar que llevamos en la sangre. Al final nos decidimos por viajar a Sicilia que nos pareció la opción que más se ajustaba a nuestras necesidades de descanso, sol y buena gastronomía.






-->Comenzamos el viaje desde la zona de Trapani, allí pasamos una semana esperando a que llegasen nuestros amigos para dar la vuelta a la isla. De esa semana me quedo con tres excursiones, una a la Reserva de Lo Zingaro, realmente espectacular poderse bañar en la cantidad de calas que acompañan al recorrido, otra la visita a Erice, nos pilló de sorpresa porque no habíamos leído nada de Erice pero nos encantó ver que estábamos subiendo a la montaña que nos llamaba la atención cada vez que cogíamos el coche desde hacia varios días. Realmente fue todo un hallazgo. Y por último una visita que recomiendo muchísimo es la visita a Favignana una de las Islas Egadi que me recordó muchísimo a Menorca por el agua cristalina de las playas. Del alojamiento me quedo con los yogures caseros que nos ponían para desayunar y el trato tan cercano y amable.
Cuando llegaron nuestros amigos comenzamos a dar la vuelta a la isla por el norte hasta llegar a Santa Ágata de Militello donde nos esperaba nuestro segundo alojamiento. De camino visitamos Cefalú. En esta zona de la isla visitamos Lipari y Vulcano contratando un minicrucero, esta visita no nos gusto mucho porque había que estar pendiente a cada rato del barco, recomiendo mas coger el barco a Lipari y quedarte a pasar el día por la isla alquilando una bici o una moto. Al día siguiente hicimos una visita al parque Regional del Nebrodi para llegar al lago Maulazzo, nos gustó mucho porque nos alejamos un poco de la muchedumbre que nos acompañó todo el viaje a lo largo de playas y pueblos. Haciendo esta ruta no nos encontramos con nadie y pudimos respirar la tranquilidad del bosque.
De aquí fuimos a Ragalna al alojamiento, el cual recomiendo enormemente, como ya les dije a ellos quedé enamorada de la casa y del lugar. Allí pudimos visitar el Etna y varios pueblos de la zona donde compramos una miel deliciosa. 
De allí nos fuimos a terminar nuestro viaje a S. Angelo donde nos esperaba una experiencia en los alojamientos del pueblo, nos alojaron en varias casas y nos invitaron a hacer una ruta gastronómica por varios establecimientos del pueblo, toda una delicia que os enseño en fotos.
También es imprescindible en Agrigento visitar la Scala dei Turchi y el Valle de los Templos donde me hubiese gustado hacer alguna foto con menos gente, pero es lo que tiene viajar en agosto. 
Debo decir que la isla superó de lleno nuestras expectativas en cuanto a belleza, gastronomía y descanso. 
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada