jueves, 15 de septiembre de 2011

10 postales de Sicilia

Articulo escrito por Gea, Sandra, Conchi y Paloma

Buenos días Shine Sicily,
se nos ha ocurrido que para contar nuestro viaje, nada mejor que mandarles unas "postales", una selección de fotografías por cada día vivido acompañadas de un pequeño texto que podría ir detrás de la postal si las hubiéramos enviado por correo ordinario.
Mandamos 10 fotos y un texto para cada una.
Son trozos de un viaje maravilloso. Esperamos que les gusten! Gracias y un saludo.


8 de julio de 2011

Queridos ShineSicily,
Hemos llegado hace apenas unas horas y ya estamos abrumadas de tanta belleza. Decidimos inaugurar nuestro viaje siciliano en Segesta. Bajo un sol de justicia, y casi en peregrinación, subimos todo el camino que lleva hasta el anfiteatro. Mientras subes vas viendo, de lejos, cómo es el Templo de magnífico. Parece casi un espejismo. Cuanto te acercas, no puedes creer sus proporciones.
Ahora estamos visitando Cefalù. La bahía resguardada por ese impresionante peñasco hace de Cefalù una ciudad de postal. Todas las estrechas calles que dan al mar te piden literalmente que bajes a la playa a bañarte. Hemos descubierto algo sensacional: el helado metido en una brioche. ¡Qué invento tan estupendo y qué comienzo de viaje!
9 de julio de 2011

Queridos ShineSicily,
Ayer, de camino al alojamiento, que es la casa de nuestros sueños (parecía que estábamos en el escenario de una película romántica), vimos por primera vez el Etna, casi de noche. Esta mañana, C., nuestro anfitrión, nos recomendó visitar las Gole d’Alcantara. Bajamos por una escalera de piedra y nos bañamos en el agua helada. Son increíbles las paredes laminadas de roca basáltica. Por la tarde, llegamos a la soñada Taormina. Veníamos bordeando la costa desde Giardini-Naxos. El azul del mar, las casas de la ciudad colgante, el teleférico, l’Isola Bella, eran exactamente como las fotos que habíamos visto tantas veces en las guías… a tamaño real ¡para nosotras! El Anfiteatro es un mirador incomparable: El Etna al fondo, al otro lado Messina y el estrecho. Después de un paseo por los jardines comunales, en donde una pareja de recién casados hacía sus fotos de boda, regresamos al lugar más especial de Taormina: la Plaza IX Aprile, con su insuperable vista al mar. ¡Otro día maravilloso!


10 de julio de 2011

Queridos ShineSicily,
Cómo nos sorprende Sicilia: parece imposible pero cada día es mejor que el anterior. Hoy subimos al Etna. La carretera que lleva hasta el Refugio Sapienza está sembrada de pequeños pueblos y mucha vegetación (sobre todo retama amarilla). De repente, la lava oscura sustituye a los árboles. Tras una visita por los cráteres del Refugio, bajamos un poco hacia la Schiena dell’Asino, un camino muy particular al final del cual se puede contemplar, en toda su grandeza, la Valle del Bove, un mar de lava detenido, un paisaje realmente dramático. Allí nos ocurrió algo insólito, por el mismo senderito por el que habíamos llegado nosotras apareció una pareja joven. El chico llevaba un violín, lo sacó de su estuche y se puso a tocar, como si fuera una ofrenda al volcán.
Por la tarde visitamos Acireale, el pueblo natal de nuestro anfitrión. La Lonely Planet nos recomendaba bajar por un caminito pintoresco hasta un lugar costero con mucho sabor local: Santa Maria de la Escala. En el camino nos encontramos con músicos y artistas que durante los meses de verano exponen allí. De regreso a Acireale, y ya atardeciendo, nos tomamos un aperitivo siciliano en una plaza pequeña y preciosa.


11 de julio de 2011

Queridos Shine Sicily ,
¡Qué regalo para la vista es conocer Siracusa! En Ortigia todo es de piedra blanca y casi duele a los ojos tanta claridad y tanta belleza. Uno ya no sabe a dónde mirar. Hemos llegado un poco tarde y no encontrábamos sitio para comer. Tras preguntarle a un chico que nos recomendó el restaurante La Foglia (recomendado por las guías, también), nos hemos encontrado con un lugar que parecía una casa abierta. Y casi accidentalmente nos hemos topado con la famosa La Foglia. Aunque a deshoras (la ciudad parecía dormida), el dueño nos invitó a entrar y nos puso música de tango. Al final comimos muy bien allí. Nos impresionó la decoración. Donde quiera que miráramos: paños de ganchillo, vajillas floreadas, manteles bordados a mano. Cada mesa tenía labores distintas. ¡Recomendamos a todos los visitantes parar en La Foglia!
Después nos demoramos paseando por la ciudad, la Fonte Aretusa, la Judería, no nos cansábamos de callejear. Tanto que se nos hizo tarde y al llegar al Teatro de Siracusa ¡ya nos lo habían cerrado!


12 de julio de 2011

Queridos ShineSicily,
Hoy hemos dormido en nuestro segundo agriturismo, otro lugar sacado del decorado de una película. Nos recomendaron ir a cenar a un lugar de carretera cerca de Santa Croce Camerina y ¡cómo comimos allí!
Nuestro objetivo hoy han sido las ciudades de Ragusa Ibla y de Módica. En Ragusa se rodó una escena de Divorcio a la Italiana y, sin buscarlo demasiado, conseguimos encontrar el emplazamiento exacto de una famosa escena. Las calles empinadas, laberínticas, las casas despeñándose casi por las colinas, aunque inmóviles tras los siglos, nos han hecho pensar en Las Ciudades Invisibles, de Italo Calvino. En Módica hemos subido muchas escaleras (pero la ascensión merecía la pena) y también hemos comprado chocolate, una especialidad modicana. Bajo la sombra de unas arcadas nos hemos tomado las mejores Granite hasta el momento (pese a haber buscado y buscado no hemos encontrado el granizado de gelsomino, tal vez ya no era la estación), en particular la granita de mora del Etna ¡deliciosa!
¡También llevamos ingeridos unos cuantos litros de latte di mandorle!


13 de julio de 2011

Queridos ShineSicily,
El día de hoy lo hemos dedicado a la Reserva de Vendicari, que nos recomendaron en el alojamiento. Es difícil creer que el agua, cristalina y turquesa, no sea más que una ilusión óptica. Fascinadas por las ruinas de la Tonnara (una almadraba centenaria cuyos restos parecen una construcción misteriosa). Protegiendo la Tonnara, como un baluarte sobre el mar, está la Torre Sveva, un castillo normando a cuya sombra hicimos un picnic. El baño entre las rocas fue inolvidable. Después de recorrer otra playa de la Reserva fuimos a ver atardecer a Noto. Todo lo que dicen de esa bellísima ciudad es cierto: la vía principal, el Corso Vittorio Emanuele, es un prodigio de la arquitectura. La luz naranja daba sobre la escalinata de la catedral y sencillamente no tenemos palabras para tanta hermosura.


14 de julio de 2011

Queridos ShineSicily,
¡Qué emocionante ha sido llegar por la carretera hasta el Valle de los Templos y avistar a lo lejos, sobresaliendo en la colina pelada, el Templo de la Concordia.
A pesar del calor, hemos recorrido fascinadas las ruinas, hasta las columnas que quedan del Templo de los Dióscuros. En un puesto de souvenirs hemos visto a un chico tocando un arpa de boca: aquí lo llaman marranzano o scacciapensieri. Hemos comprado unos pero no es nada fácil hacerlos sonar…
Por la tarde no hemos querido perdernos la ansiada Scala dei Turchi, esa inmensa escalera de roca blanca que da al mar. Como no podía ser de otro modo ¡ha cumplido todas nuestras expectativas! En el coche, escuchamos a Franco Battiato que nos ha acompañado durante muchos kilómetros, casi como un homenaje.
15 de julio de 2011

Queridos ShineSicily,
Sin saberlo, hemos ido a Palermo el día de Santa Rosalía, su patrona. Las calles estaban desiertas, como de resaca tras la fiesta, y todo cerrado. Por ese motivo no hemos podido ver la Capilla Palatina ni las Catacumbas de los Capuchinos. Pero hemos comido en un lugar extraordinario: la Antica Focacceria San Francesco. No hay que perderse allí los involtini de pez espada y de berenjena. Para compensar, hemos paseado en calesa.
Algo realmente abrumador fue el interior de la Iglesia de Santa Caterina de Alejandría, el mayor despliegue barroco que hemos visto nunca.
Como colofón, hemos disfrutado de la puesta de sol en Erice. El camino que lleva hasta allí (fuimos en coche), está lleno de curvas cerradas, pero realmente vale la pena visitar Erice. Tras pasear por la ciudad, en perfecto estado de conservación (nos impresionó el hermoso empedrado), terminamos en María Grammatico, una confitería con una terraza insuperable. Por la noche, el perfil de los castillos de Erice parece que se recorta en la oscuridad.
16 de julio de 2011

Queridos ShineSicily,
En el Agriturismo de Trapani todo es hecho en casa y cultivado en la propia tierra. Cenamos allí espléndidamente y nuestros anfitriones son pura amabilidad. Hoy hemos cogido un barco desde Trapani a la isla de Favignana. Allí alquilamos unas bicicletas y, sin rumbo fijo, fuimos recorriendo los caminos de tierra entre cardos y rocas cortadas como si fueran cubos semienterrados. Así, íbamos en busca de las calas y el mar era, una vez más, tan azul, que invitaba a bañarse. Y sí, para eso mandamos esta postal, para que dé testimonio del color del agua que rodea toda la isla de Favignana.
Por la tarde hemos aprovechado para pasear por Trapani. Nos ha gustado mucho el mercado de pescado, una plaza en semicírculo especialmente armónica, así como el Paseo Dante Alighieri, un pintoresco paseo marítimo.
17 de julio de 2011

Queridos ShineSicily,
No podemos creer que esto se acabe ya. Aprovechamos este día para descansar porque el viaje ha sido trepidante.
Nos ha gustado la hospitalidad de la gente, de nuestros anfitriones, la comida, la bebida, todo. Muchas gracias, chicos, y gracias a Sicilia por ser una tierra tan generosa.
Esta postal es lo que se ve desde nuestro último alojamiento.
¡Hasta pronto!

Sicilia: isola bella

Articulo escrito por Inma, Emma y Sara

Hace poco más de una semana que regresamos de vivir una aventura muy especial en la que la cultura, las ruinas griegas y romanas, los palacios barrocos, las carreteras enrevesadas, los helados y granizados, la gente amabilísima, el calor sofocante, las aguas cristalinas, la ropa tendida en los balcones, los pueblos imposibles colgados de montañas, los pequeños puertos de pescadores y los mercados abarrotados de olores y colores fueron nuestros compañeros de viaje.
Y es que hace poco más de una semana que tres amigas recorrimos Sicilia durante trece días. Fue un periplo muy intenso y del que como no podía ser de otra manera sentimos nostalgia ya que se convirtió en toda una experiencia. Boris nos reservó alojamientos en cuatro zonas de la isla y nos hizo interesantes sugerencias de excursiones y visitas, aunque echamos de menos que alguna de las casas estuviera más próxima a pueblos grandes o ciudades. De todas formas, ¡gracias Boris!
Nuestro recorrido empezó por la zona noroeste, ya que aterrizamos en la acogedora Trapani y nos alojamos en un agroturismo no muy lejos. L. y A. llevan el establecimiento, que cuenta con piscina. ¡La crostata de los desayunos es inmejorable! Nos hemos traído la receta y pronto la pondremos en práctica.
Desde Fulgatore, donde se encontraba la casa, visitamos el pintoresco pueblo medieval de Erice, desde el cual se contempla una preciosa vista de la costa y sus salinas.



También conocimos las ruinas de Segesta, así como los pueblos costeros de Castellammare del Golfo, Scopello y San Vito lo Capo, que rodean la reserva natural de Lo Zingaro, donde nos encontramos con una playa abarrotada. Nuestro único consuelo en medio del sofocante "pomeriggio" fue refrescarnos en el agua limpia y transparente…
Dedicamos un día a visitar Palermo y Monreale. A pesar de las advertencias sobre el caos circulatorio de la capital, pudimos entrar y aparcar en las calles del centro y por la tarde contemplar los magníficos mosaicos de la catedral de Monreale. La visión del Pantocrator resulta abrumadora.
Una larga travesía entre campos de trigo, olivares y viñedos en medio de escarpadas montañas nos condujo al otro extremo de la isla. La casa en Santa V. fue nuestro siguiente destino. C. nos acogió con gran hospitalidad y nos preparó unos revitalizantes desayunos. A E. tenemos que agradecerle el habernos regalado la banda sonora del viaje, dos CD’s de Fiorella Mannoia, además de su simpatía.



C. nos sugirió interesantes recorridos que nos llevaron a conocer la barroca y luminosa Catania, con sus ajetreados mercados, la playa de Riposto en Giarre o los preciosos pueblos de Acicastello, Acitrezza y Acireale, muy recomendables para cenar en cualquiera de sus recoletas piazze. Además, navegamos con un pescador hasta las Isole dei Ciclopi para darnos refrescantes baños.
Dedicamos una mañana a conocer Gola D’Alcantara, un río encañonado entre altas e interminables paredes. Para reponer fuerzas recomendamos subir a Motta Camastra, un auténtico pueblo del interior en el que apenas hay turistas. Allí se puede disfrutar de un rico y típico almuerzo, además de las increíbles vistas de la terraza de la trattoria. ¡Disfrutamos de los mejores cannoli de la isla!
La tarde terminó en la playa de Giardini-Naxos, localidad de veraneo desde la que se puede ver la turística Taormina. Llena de gente y con tiendas de lujo abiertas hasta bien entrada la noche, el ambiente y las vistas eran inmejorables.
Del este de la isla nos dirigimos al sureste. Nuestra siguiente parada fue Ragusa-Ibla, donde nos esperaba una preciosa sorpresa. Como en la película Una habitación con vistas, A. del B&B nos reservó una estancia con un magnífico balcón de hierro forjado desde el que veíamos amanecer y anochecer los palazzi ocres de la vieja ciudad escalonada.
Disfrutar del ambiente nocturno de la Piazza del Duomo, del descenso por la Via delle Scale o de un paseo por los jardines es obligatorio. Rematar la jornada tomando un cóctel en una terraza es, simplemente, perfecto.
En la zona aprovechamos para disfrutar de las magníficas ruinas de Siracusa, su sobrecogedora Oreja de Dionisio y su centro, Ortigia. Para sobreponernos a la sobredosis de urbanismo y arquitectura barrocos que desbordan Modica, Scicli o Noto, en realidad hay que decir que toda la isla, con una riqueza inigualable, optamos por acudir a Playa Grande, en una cuidada reserva natural.




En el extremo sur y al final de una sinuosa carretera por las laderas de montañas nos esperaba nuestro último destino. Sant’Angelo se reveló como el pueblo más añorado de los visitados, quizás porque tuvimos la ocasión de pasar allí dos días y conocer a personas entrañables que pronto entablaron conversación cuando llegamos a la plaza para contarnos sus experiencias como emigrantes por Europa. Pero nuestra preferida siempre será Gina, con sus magníficos desayunos e historias familiares.
Piero, gran anfitrión, nos sirvió en la terraza del pueblo la mejor pizza que hayamos comido nunca. Fue la primera noche que pensamos en ponernos una rebeca… ¡no nos lo podíamos creer después de tanto calor!
Recorrer el valle de los templos durante una visita nocturna, con las piedras estratégicamente iluminadas y una brisa refrescante fue una gran decisión, así como la de ir a la playa de Scala dei Turchi, donde la roca blanca se baña en el azul turquesa formando un paisaje casi irreal.



Nos dio pena dejar Sant’Angelo para emprender nuestro último día de viaje, pero de camino comimos en el restaurante La lámpara de Sciacca, donde desde el comedor se ve el puerto en el que los pescadores descargan y subastan la mercancía a primera hora de la tarde. La noche previa a coger el vuelo de regreso la pasamos en la animada Trapani, de donde habíamos partido casi dos semanas antes. Con tiendas y restaurantes abiertos hasta tarde, terrazas llenas de gente, ambiente en las plazas y una amplia playa, esta ciudad es un destino muy recomendable para pasar unos días de descanso.
Cansadas después de tantos kilómetros en coche, ahora nos damos cuenta de que quince días son insuficientes para recorrer la isla. Llena de pueblos con encanto, ciudades antiguas testimonio de la historia mediterránea, reservas naturales y playas de ensueño, Sicilia debe disfrutarse con más calma o por etapas, ya que en conjunto es prácticamente inabarcable.
Aunque no sabemos cuándo, tenemos claro que nos gustaría volver. Animamos a los que estén pensando en ir a que lo hagan porque descubrirán una tierra auténtica y antigua que acoge a los visitantes con los brazos abiertos para hacerlos sentir parte de su forma de vida, donde las prisas no tienen cabida y la hospitalidad es una obligación.
Hemos disfrutado una estupenda experiencia y un viaje inolvidable que nos permite afirmar que aunque Isola Bella está en Taormina, el nombre describe toda Sicilia.
Bella, bellisima!

viernes, 9 de septiembre de 2011

Sicilia es, en una sola palabra, MARAVILLOSA

NUESTRO VIAJE A SICILIA (del 19 al 28 de agosto de 2011) Silvia De B.

Nos decidimos a viajar a Sicilia en verano por varios motivos, como son su cercanía (sólo 2 horas de vuelo desde Madrid) y en especial la posibilidad de combinar unas vacaciones de playa y piscina con visitas culturales apasionantes. Viajamos con nuestra hija pequeña de 4 años, con la cual siempre habíamos viajado a destinos nacionales como Canarias o Baleares pero nunca la habíamos llevado al extranjero, por lo que empiezas el viaje un poco preocupado por razones tales como la seguridad o el tipo de alimentación.
Sicilia es, en una sola palabra, MARAVILLOSA. 

 
Voy a intentar resumir en unos apartados todo lo relativo a la isla, desde mi punto de vista, claro.

SEGURIDAD. No hemos encontrado ningún tipo de delincuencia, ni nosotros ni ninguno de los muchos españoles con los que nos encontramos por la isla y con los que solíamos comentar éste extremo. De hecho, no hay vagabundos, y la gente en los pueblos tiene las puertas y ventanas abiertas, quedándose hasta bien entrada la noche a la puerta de sus casas con las mismas abiertas de par en par.
Con los niños pequeños la gente es súper amable y se ve y se nota que les gustan los niños, además no tienes problema para pedir medias raciones para ellos en los restaurantes.

GASTRONOMÍA. Es impresionante lo bien que cocinan, comimos en muchos restaurantes y en todos se comía genial: antipasto rústico, caponata siciliana, pizzas al horno de leña caseras, pasta también casera, helados y granitas de todos los sabores… cualquier heladería de cualquier pequeño pueblo es impresionante!! Y el precio bien: unos 10 € la botella de vino, unos 7 u 8 el plato de pasta, unos 9 € la pizza…
El desayuno merece un capítulo aparte: en todos los bed and breakfast en los que nos alojamos es artesanal: pan de leña, mermelada casera, bizcochos recién hechos, macedonias de frutas recién recolectadas… 
 
DÓNDE ALOJARSE
Lo ideal es seguir los consejos de la página web y alojarse en los bed and breakfast o casas rurales, especialmente por su tranquilidad, su cercanía a los puntos de interés, sus piscinas con tumbonas, y lo más importante: por sus parkings gratuitos en la puerta de la habitación!! Y es que aparcar en Sicilia es carísimo para los no residentes, como 1 € /hora de media.

MOVERSE POR LA ISLA. Sin duda hay que alquilar un coche y LLEVARSE UN BUEN NAVEGADOR para no perderse y en especial encontrar tu alojamiento. Conducen rápido, no dan intermitentes, van 3 en moto… pero no son kamikazes tampoco. Ni siquiera por el centro de Palermo tuvimos problemas para conducir. Nos sorprendió que respetan mucho a los peatones, en cuanto te ven que vas a cruzar se paran para dejarte.
Y lo que de verdad nos sorprendió es que los niños viajan sin sillita ni elevador detrás, van sueltos, nos recordaba a cuando éramos pequeños…

ALOJAMIENTOS EN LOS QUE NOS QUEDAMOS

1º) AGRITURISMO (Fulgatore, Trapani). Nos quedamos aquí los 3 primeros días, porque entramos en la isla por el aeropuerto de Trápani, sito al Oeste. Está situado a 15 minutos del aeropuerto y aunque con las indicaciones de la agencia puedes llegar, es importante llevarse el navegador.
Llegamos a las 12 de la mañana sin desayunar, y la señora súper amable nos hizo el desayuno, y eso que ya tenía todo recogido.
Las habitaciones son muy confortables y están muy limpias. La ducha es amplia y con presión.
El aire acondicionado es el mejor de todos los alojamientos en los que estuvimos,  pues es silencioso y refresca un montón. La nevera también fue la mejor del viaje, por su buen tamaño. El señor y la señora que lo llevan viven en la casa de al lado, y son muy amables y atentos. Llegan a la casa a eso de las 7 o 7:30 de la mañana para preparar los desayunos, limpiar la piscina, etc. y luego se van, no duermen allí. Ah! No hablan español, pero te entiendes sin dificultad.
Tienen un montón de gatos, todos muy mansos, nuestra hija pequeña estaba encantada con ellos, se dejaban hacer de todo.
Dos días a la semana hacen cena para los huéspedes, al precio de 20 €/persona.- Fuimos a una que fue impresionante, de las mejores del viaje, el menú era: antipasto rústico, otra cosa que era como una lasaña de berenjena (parmiggiana), pizzas de todos los sabores (hasta pizza dulce!) y de remate Castrato, que es cordero (castrado) al horno, con vino blanco de la zona, macedonia de frutas y limoncello, un 10!!
Lo único malo que tiene la casa es que está lejos de los restaurantes, lo más cercano que hay es una pizzería en Fulgatore, pero como tiene mesas y sillas al aire libre lo que hacíamos era parar en un súper a comprar y hacer cenas bajo las estrellas con productos sicilianas como embutidos, quesos variados, melón con prosciutto, etc...
La piscina que tiene el alojamiento no es muy grande, pero es perfecta cuando estás a 35º. Eso sí, para los niños es ideal porque no cubre mucho.
Lo único que no hay televisión, y la verdad que se echa de menos.

  Desde éste alojamiento visitamos:
  • San Vito lo Capo. Está a 40 minutos, es un pueblo marinero precioso con una de las mejores playas de Sicilia, eso sí, estaba hasta la bandera!! No obstante, para comer no tuvimos ningún problema de sitio en la terraza de un hotel. Es ideal ésta excursión para ir a pasar el día, llegar pronto a la playa, comer allí, pasear por la tarde por sus calles de tiendas y heladerías y volver al alojamiento antes de que anochezca.
  • Érice. Precioso pueblo lleno de monumentos e Iglesias. Ojo, hay que llevar calzado cómodo, que el suelo es empedrado.
  • Segesta, que viene en todas las guías como visita, que está al lado del hotel y se ve en un momento.
  • Reserva Natural del Zíngaro. Orgullosísimos están los sicilianos de haber conseguido que la carretera no pasara por aquí y que no se pueda edificar. Es de pago (3€ por persona, niños no pagan) y tiene un gran inconveniente: hay que ir andando hasta las playas de la reserva. La primera playa está a 20 minutos andando, y la segunda a una hora!! Con niños no lo recomiendo para nada, pues lo peor es que en la primera playa, a las 10:30 de la mañana no cabía un alfiler! Estaba la gente sentada, sin ni siquiera extender las toallas. Luego nos enteramos que desde el bonito pueblo de Scopello hay una excursión en barco que te lleva por toda la reserva, y que merece la pena.
  • Trápani. Enorme ciudad!! Bonita para pasear por allí y ver sus buenas tiendas y monumentos. No hay que perderse el restaurante AI LUMI, al lado de la Catedral, sale en varias guías como recomendado.
No vayáis a la playa de Trápani!! Muy sucia, tanto el agua como la arena


2º) CASA RURAL (Castiglione di Sicilia). Al Este de la isla, ideal para hacer excursiones por allí.
Se trata de un agroturismo mucho más grande que el primero. A sus dueños les encantan las cosas antiguas, y está decorado con objetos de otras épocas, precioso!! En la sala de lectura-relax hay por ejemplo una silla de barbero de época, y en la sala de desayunos hay un montón de objetos antiguos, al igual que en las habitaciones. La dueña, G., es muy agradable y nos explicó todo fenomenal, nos dio planos, lista de restaurantes, visitas que hacer, etc... La piscina es enorme y con preciosas vistas. Las habitaciones son amplias y también decoradas al estilo antiguo, pero las mini-neveras no enfrían nada de nada!! Eso sí, no tenían inconveniente en enfriarte las bebidas en la suya propia. Parece una tontería, pero despertarte con sed y 35º y no poder beber nada frío es una faena.
Muy cerca, en Gaggi, hay varios restaurantes que están bien, solíamos ir a uno que se llama La Zagara.
Tienen una mini-TV, pero que captaba pocos canales, todos italianos

Desde aquí visitamos:

  • Taormina. Preciosa ciudad a la que se accede en teleférico.
  • Playa de Isola Bella, que sale en muchas fotos de Sicilia, y en la que fuimos a un LIDO (zona acotada de playa con hamacas y sombrillas de pago). Nos costó 13,50€/persona, pero merece la pena porque no es playa de arena, sino de cantos rodados, y te puede dar algo en la toalla. Imprescindible llevar escarpines para pasear y bañarse, aunque a la entrada de la playa venden en todos los puestos.
  • Giardini-Naxos. Típico pueblo playero consistente en una playa larguísima con un paseo en paralelo lleno de restaurantes, tiendas y heladerías. Estaba demasiado lleno, y había peor ambiente que en otras zonas, no nos gustó mucho
  • Castiglione di Sicilia.- Bonito pueblo en la montaña, con su castillo y casco antiguo.


Bueno, y ahora ya llego a lo que para nosotros ha sido lo mejor del viaje: CEFALÚ.

Se trata de un precioso pueblo en el Norte de la isla, con una playa increíble, de arena blanca fina y aguas cristalinas. Y la primera playa de todas las vacaciones que no estaba masificada!! Un paraíso de sitio.
Nos alojamos en BAGLIO P., un alojamiento precioso, con vistas espectaculares y bonita piscina que está sólo a 7 kilómetros del pueblo, por lo que todas las tardes podíamos ir al pueblo a dar un paseíto por sus calles y cenar en la plaza del Duomo.
Ha sido el alojamiento mejor equipado en cuanto a que tiene una gran nevera, cocina completa, amplia zona de estar, TV con TVE española internacional… pero NO TIENE AIRE ACONDICIONADO!! Por la noche era horrible dormir, los ventiladores no hacían nada.
Para niños pequeños no lo recomiendo, porque el apartamento es tipo dúplex, con una empinada escalera de mármol estrecha que separa una planta de la otra.
Es un alojamiento ideal para ir en invierno, pues sí que tiene calefacción.
Desde aquí ya sólo hicimos la excursión que nos quedaba, que era PALERMO. Preciosa ciudad, con muchísimas cosas que ver, como la Capilla Palatina, el Teatro Máximo, y lo mejor: no dejéis de ver LAS CATACUMBAS DE LOS CAPUCHINOS, que es un cementerio de momias, dividido en secciones: la de los monjes, la de las mujeres, la de los niños… impresiona ver a muchos con pelo y con la ropa de la época intacta.


En definitiva, que hemos vuelto encantados con el viaje, porque te permite combinar PLAYA-PISCINA-EXCURSIÓN.
Nuestra hija ha estado a remojo todos los días desde las 10 de la mañana, y ha vuelto feliz, quiere volver a “Secilia” el año que viene.

El planning de viaje que nos hizo Shine Sicily un acierto total, recorrimos casi toda la isla e incluso nos habría dado tiempo a visitar el Sur y ver el Valle de los Templos, pero lo hemos dejado a posta para tener así una excusa para volver otro año...

Silvia De B.


miércoles, 7 de septiembre de 2011

Simplemente sencilla y bella

Diario de viaje de Cristina, Enric, Pol i Martí

La verdad es que una de las cosas que mas miedo me daba de viajar a Sicilia eran las altas temperaturas que siempre se ha dicho que había en la isla, durante el mes de agosto y fue por este motivo por el que nos esperamos a que nuestro hijo pequeño fuera un poco más mayor por si acaso teníamos que soportar mucho calor. Pero justamente este verano nos ha deleitado con temperaturas más fresquitas y hemos estado genial.

Ragusa Ibla

Lo primero que a todos los que lean esta diario quiero decir es que estamos supercontentos con Trinakia Tours y con Boris ya que no sólo los alojamientos rurales han sido perfectos y el alquiler del coche también sino que además todos los consejos de pueblos, localidades y excursiones que nos dio nos fueron magníficos ya que le hicimos caso en muchas cosas!!! O sea que un “ 10 “ chicos de Trinakia!!!
Nosotros y por consejo de Boris solo hicimos la parte este de la isla ya que íbamos 10 días y de vacaciones, o sea que no nos íbamos a tragar la isla en 10 dias ¡!!
Los vuelos con Windjet perfectos, de horario y sin perder maletas. Llegamos a Catania y nuestro primer alojamiento fue de un lujazo inesperado, qué casa bonita!!! Limpia, acogedora, un desayuno muy variado, y te ponen las toallas y el gorro de baño ellos mismos para que mantengas la piscina tan limpia y preciosa como la tienen. Yo me harté de ricotta para desayunar que la hacían ellos mismos y estaba buenísima. Desde allí fuimos a Ragusa, bella y decadente pero con un encanto muy siciliano, a Noto, encantador!!! A Módica y a la extraordinaria y bellísima Ortigia. Sus serpenteantes callejuelas hacia el mar nos llevaron a un restaurante donde comimos y donde nos encontramos a otra pareja de catalanes y allí mi hilo pequeño de 10 años descubrió los espaguetis “alle vongole”!!! Que ahora me pide que los haga en casa y creo que nunca me saldrán tan buenos como en Sicilia. Habéis probado alguna vez el jengibre confitado? Pues yo no y era el detalle del restaurante y yo agradecida por lo bien que habíamos comido me puse un buen trozo en la boca… Dios mío!!!! cómo pica!!!!! Es que yo no sabia lo que era y el otro señor catalán me lo descubrió. Era jengibre!!!! Y en la comida japonesa me encanta pero confitado nunca lo había probado!!!! ¡Ortigia es preciosa! Y el azul del mar jónico… muy especial.

Modica
Y aquí es donde os quería explicar que seguimos algunos de los consejos de Boris porque desde Barcelona habíamos contactado y reservado una excursión con Juri i Enrica en velero por un trocito de costa del sur siciliano. Fue magnífico todo, todo, todo. Juri, el capitán, es un lobo de mar que hizo muy buenas migas con mis hijos de 10 y 14 años a los que les enseñó y les dejó llevar el velero. Pero para toda la familia fue un día encantador, Juri nos explicó muchísimas cosas de Sicilia, de las diferentes zonas de la isla, de la alambraba donde fondeamos, su historia, la pesca del atún, de la diferencia de mares entre el mediterráneo y el jónica, diferentes azules, diferente salinidad, etc. Solo os diré que mis hijos y mi marido , al finalizar el día, me dedicaron un aplauso por lo bien que se lo habían pasado. Y cuando Juri nos volvió a dejar en el puerto de Marzamemi estuvimos dando una vuelta por el publecito que es típico de pescadores, venden atún en todas las tiendas y compramos una camiseta de recuerdo.

en velero con Yuri

en velero con Yuri

Bueno al cuarto día nos trasladamos a la casa rural del norte, en la zona del Etna. Antes quería deciros que quien sufra conduciendo que se tome un calmante porque Sicilia es todo menos prudencia... conduciendo claro!!!! Nosotros disfrutamos mucho viendo que en las motos van tres y solo uno lleva casco!!! Las líneas continuas no sirven de nada porque los adelantamientos se hacen igualmente y además el coche que viene de cara no se inmuta, se aparta!!!! Es genial!!!!Bueno, llegamos al alojamiento y la dueña nos atendió muy bien y muy amablemente. Habla perfecto el “espagnolo” que dice ella y su casa es muy bonita, muy grande, con una extensión de terreno en la montaña enorme, con una piscina grande, limpia y en la parte alta de la montaña desde la que divisas una vista excepcional de toda aquella zona hasta el mar. Antes de llegar habíamos comido al final del pueblo de Naxos-Giardini, turístico pero con una bonita playa, el centro de este pueblo es un poquito agobiante pero hacia la salida se está muy tranquilo.


Taormina

Desde allí fuimos dos veces a Taormina porque es un pueblecito tan pequeño, pero tan bello y lleno de rincones, callejuelas, edificios preciosos, vistas excepcionales y cantidad de tiendas de unas marcas italianas a las que no podías ni entrar!!!! Que con un solo día no tuvimos suficiente. El segundo día mi marido quería ver el teatro romano desde el que ves el mar pero estaba parcialmente en reconstrucción y no pudimos entrar.

Noto

Y el ultimo día hicimos la excursión a l’Etna con la gente que nos indicó G.. Íbamos 6 en un coche jeep con un conductor, Carmelo, muy amable y que nos explicó todo y más de lo que le preguntábamos sobre el volcán, las erupciones, los peligros de las explosiones, etc, etc. Tranquilossssss!!!!! Lo tienen muy controlado. Hicimos una excursión de 3 horas a pie por diferentes cráteres a 2350m de altura, o sea que estábamos a 1000m de los cráteres mas importantes de l’Etna. IM-PRE-SIO-NAN-TE. No os perdáis esta excursión. La hagáis como la hagáis ya que hay diversas opciones, autobús, senderismo, teleférico, etc, sea como sea aproximaros al Etna. Es un espectáculo de la naturaleza increíblemente bonito y como todo lo espectacular también tiene parte de sencillez y humildad. Allí entre tanta lava que en su momento es mortal, cuando la pisas te sientes una hormiguita del universo privilegiado de estar disfrutando de ello.

Etna

Etna

Por la tarde mi marido y el otro chico catalán no perdieron el tiempo y se fueron a Sávoca, a hacerse la foto en el bar y en la iglesia donde se rodó la famosa película del Padrino. Los niños, la otra chica catalana y yo fuimos a relajarnos a la piscina de la casa rural. Un día extraordinario ¡!!!!


Siracusa

Y ya de vuelta, el ultimo día, fue recoger y marchar y de nuevo volvimos a hacer caso a Boris. Cuando llenamos el deposito de gasolina pedimos un recibo y nos fue bien porqué al llegar al aeropuerto, la compañía Maggiore nos dijo que el depósito no estaba lleno completamente. Claro ¡habíamos hecho unos kms hasta el aeropuerto!!!! Pero al tener el recibo pudieron ver donde lo habíamos llenado y cuantos Kms habíamos hecho y nos hicieron pagar 12€ por la gasolina supuestamente gastada.

Vaya un viaje excepcional!!!!
Nos han quedado muchas ganas de volver y ver Palermo, Cefalú, las islas Eólicas, descubrir mas playas bonitas, ir un día a Malta, etc,etc,etc ….. es muy grande Sicilia, la isla y su gente ¡!!!
Muchas gracias Boris!!!!
Un fuerte abrazo de toda mi familia.

jueves, 1 de septiembre de 2011

¡Sicilia es fantástica, fascinante e inolvidable!

Salinas de Trapani

Hola!

Ya retornados, hemos de deciros que nuestro recorrido por Sicília ha sido fantástico, fascinante e inolvidable!! Hemos hecho más de 2.200 km y ha ido todo muy bien. Ha sido todo muy intenso y no sé por donde empezar... nos gustó mucho Tràpani y su tranquilidad y puestas de sol, hemos quedado maravillados con las ruinas griegas, especialmente Selinunte (el valle de los templos de Agrigento es espectacular... aunque lleno de turistas!). Siracusa es una maravilla en todos los sentidos; ciudades como Noto, Modica o Ragusa... que maravilla de arquitectura, de luz, de palacios, de balcones! Hicimos un trekking recomendado por el humeante Etna y fue espectacular y muy bien organizado y guiado. Incluso nos adentramos por el interior de la isla para ver los mosaicos de la Villa Casale... Incluso os diremos que hemos gozado de la conducción por las carreteras y ciudades... sintiéndonos activos y alerta en todo momento ante los hábitos laxos de los conductores sicilianos, el poco respeto por las líneas (continuas discontinuas si es que las hay...) de las carreteras y calles..... Ahora por aquí echamos en falta un poco más de improvisación en las ciudades!!

balcón a Noto

mosaico de la Villa romana del Casale

Cefalù

Nos han ido perfectas vuestras recomendaciones e indicaciones para localizar las casas... perfecto. De las casas... excelentes, a destacar la de la zona de Catania, donde el lugar, el entorno y G. -la propietaria- son una absoluta delicia. Dan muchísimas ganas de volver a esa casa y descubrir el entorno de la zona... El resto de casas también bien.

Siracusa

el sol a Trapani

Tenemos muchas ganas de volver. Hemos dejado para otra ocasión Palermo y poder gozarlo sin coches. También nos queda pendiente la isla de Stromboli (solo llegamos a Vulcano). O sea que en una próxima ocasión tendremos que encontrar un pack Palermo-Stromboli..... seguro que contaremos con vosotros.....

trekking a la cara norte del Etna

detalle del Duomo de Ragusa Ibla

Segesta

espectacular y deliciosa "granita" a Erice

el Etna desde Taormina

isla de Vulcano

en Trapani...

teatro griego de Siracusa

detalle de fuente en Catania

Modica

Selinunte

el Valle de los Templos de Agrigento

Muchísimas gracias por todo. Estamos supersatisfechos y esperamos poder regresar a la isla, de la que nos queda aun muchísimo por ver!!

Hasta pronto!

Xavi, Montse i Sergi