lunes, 17 de septiembre de 2012

Sicilia en Abril!

Viaje escrito por Alfonso EscobarHola, instalados de nuevo en lo cotidiano, Isabel, Antonia, Juan y Alfonso os damos una pincelada de nuestro viaje a Sicilia durante 9 días del mes de Abril de 2012, organizado por TrinakriaTours, con el inestimable soporte logístico del equipo Boris y Giovanni.
Salida desde el Aeropuerto de Girona, desplazándonos en autobús (Sagalés), Estación del Norte (Barcelona) al mismo Aeropuerto de Girona, el vuelo se realizo con la compañía Ryanair con entrada en Trapani, llegando incluso antes de la hora prevista.

La salida desde Girona muy buena opción, dado que es un aeropuerto tranquilo, sin agobios, cumpliendo todos los horarios y sin reparos de papeleo y equipaje por parte de Ryanair, siendo el viaje relajado.
Una vez retirado el equipaje en Trapani-Birgi, recogimos el coche en la oficina de Maggiore, cargamos equipaje, dirección a Fulgatore, nuestra primera etapa donde llegamos rápidamente, entre almendros, olivos, viñedos, frutales y flores, todo en medio de campos de habas y alcachofas bien cultivados y con un silencio extendido, el hecho es que ya nos esperaban, enseguida nos instalamos y tuvimos tiempo de pasear por caminos y alrededores entre margaritas y campos verdes, mientas despedíamos el sol al atardecer, por aquello de estirar las piernas mientras hacíamos tiempo para la cena, pues la propuesta de la familia tan solo llegar, fue de cenar en la misma casa, cuestión que aceptamos sin pensarlo dos veces.
 Una cena casera atendida con mucha amabilidad por la familia, tomamos un muy buen Merlot de Fazio (Passo dei Punici), disfrutando de los alimentos recogidos en la finca, posteriormente conocimos y saludamos a Leo nuestro contacto.
Por la noche sentados en la terraza se observaban bien las estrellas y la luna, en una atmósfera limpia y sin ruidos, descansamos bien en nuestras habitaciones; modestas, pero suficientes.
 
Antes de despuntar la luz de la mañana ya se oían los gallos y las aves en la casa, así es que a las 8 de la mañana ya estábamos disfrutando de un suculento desayuno en un comedor de 3 mesas, anteriormente pajar, ofreciéndonos productos artesanos, era un desayuno en toda regla sin prisas, para empezar bien la jornada al ritmo del sol.
En vistas al éxito de la cena del día anterior, solicitamos de nuevo cenar en la casa por la noche, en lugar de desplazarnos a buscar un restaurante, recogimos mochilas y tomamos camino por carreteras secundarias entre Fulgatore – Buseto Palizzolo-Custonaci, hacia una de las puntas de Sicilia, San Vito Lo Capo, para recorrer la Reserva Natural de Lo Zingaro, hasta Scopello, bello recorrido el de la costa de ida y vuelta, con sus calas de aguas turquesas, no había ni brisa , el mar estaba llano, se podía observar todo el Golfo di Castellammare y se adivinaban las Eolias en el horizonte, vegetación abundante, verdes y colores contrastaban con los turquesas de las calas, explotando la primavera por todos los rincones, de regreso en la cala dell'Uzzo, nos sumergimos en el Tirreno, no podíamos partir sin un buen baño, confieso que la entrada no fue fácil, el agua estaba fría, fría…, el agua era cristalina y fue una gozada.
Cala dell'Uzzo


 Recorrida la Reserva Natural de lo Zingaro regresamos a San Vito lo Capo a tomar unas “birras” en una terraza, población con mucha luz, la gente trabajaba montando, reparando, pintando, l restaurantes, comercios, terrazas, etc. preparando la temporada, se conoce que es lugar de gran actividad de playa en verano, todos preparando la temporada.
En la terraza tuvimos la ocasión de vivir el acto de pasear a un difunto por la calles de San Vito, dado que la costumbre es manifestar el hecho por el Pueblo, detrás del féretro caminaban capellán familiares y una gran cantidad de personas y vecinos todos bien vestidos, en señal de duelo, a su paso nos levantamos como acto de respeto, pero nos sorprendió esta costumbre.
 Camino a Monte Cofano, observamos algunas canteras de mármol de Custonaci, con la intención de ver la puestas de Sol en Segesta, nos confundimos de carretera, debido a un mercadillo instalado en los alrededores de Trapani, entrando irremediablemente a una hora intempestiva en Trapani, conducir en su interior es la anarquía total, no sabes de donde pueden venir o salir o parar, así es que sin dudarlo tomábamos decisiones sin pensarlo, la cuestión era no parar el coche, ya que el que llega primero es el que tiene preferencia, no se como, pero dimos con el puerto y finalmente pudimos acceder a la Autopista A29, dirección a Palermo para llegar a Segesta, desgraciadamente cerraba a las 6 de la tarde, no fue posible acceder al teatro y ver la puesta de sol desde el mismo.

Así es que de regreso a la casa, habíamos absorbido la jornada, repetimos una cena tranquila con otras familias sicilianas en el comedor de la casa, atendidos siempre muy amablemente, manifestar que esta segunda noche descanse mejor que la primera, en esa cama de dimensiones amplias que teníamos en la habitación, como nos retiramos rápido a las habitaciones, por la mañana creo que me desperté yo antes que el gallo.
Después de nuestro suculento desayuno a primera hora partimos hacia Segesta, antes de las 9 ya estábamos a la entrada para ver el templo, día algo nublado, una vez visitado el templo accedimos al teatro mediante un autocar, que nos llevó hasta lo alto de la colina donde está ubicado el Teatro, lugar de gran belleza y con amplias vistas, mientras recuperábamos un día con buen sol, ganaba el paisaje mucho color; hasta donde alcanzaba la vista la tierra se veía labrada, trabajada, con muchos intensos de verde, hicimos el descenso a pie, desde el Teatro al Templo, con muchas imágenes por tomar y una explosión de flores del lugar, es bello hacer este descenso poco a poco, sin prisas teniendo enfrente el Templo de Segesta, es una buena recomendación.

Segesta
 Después de tomar un buen café, partimos hacia Selinunte, rumbo al mar, para ver los templos, aquí pudimos acceder a su interior, el día era luminoso y teníamos amarillos de margaritas por cualquier lugar, y aunque el paso del tiempo en los templos y sobre la roca se hace sentir, la naturaleza mantiene todas las ruinas en una distribución exquisita, en los Templos orientales, en Selinunte se respira el Mediterráneo abierto, la dureza y el color de la piedra.
Partimos hacia el segundo parking para visitar la Acrópolis, bello paraje frente la costa y de la playa frente al mar, gran contraste entre Selinunte y Segesta, excelente.
Selinunte
 Partimos hacia la capital del vino, Marsala, hay una hora que parece que desaparecen los vehículos de la carretera diría que entre la 1,30 y 3,30 de la tarde, es de agradecer para los visitantes pues parece que te puedes relajar al volante, disfrutando algo más del paisaje, accedimos en Marsala, visitando el casco antiguo por la Vía Garibaldi y la Chiesa Madre, aunque por sorpresa a esta hora las Enotecas estaban cerradas para tapear y probar vinos, comimos en un restaurante típico a base de pasta.
Siguiendo la carretera de la costa P21 recorrimos la zona de las Salinas entre Marsala y Trapani, se conoce que en su momento tuvo gran esplendor, por el tamaño de las mismas, molinos a la vista, la isla Mozia, bellos parajes, como telón de fondo las islas Egadas.
Como era nuestro último día en la zona de Trapani no podíamos perdernos Erice, así que esta vez decidimos no equivocarnos de carretera y dar con la buena, para subir hasta el parking de la Puerta de Trapani en Erice, para ver la puesta de sol, antes que aventurarnos en el horario de funicular, por si nos quedábamos a cenar.
   Monte Cofano desde Erice   



 Erice







 A esta hora Erice parecía casi abandonado por el turismo, alguien por aquí, alguien por allí, paseábamos por las pequeñas calles y plazas muy bien empedradas casi solos, las vistas sobre las Salinas-Trapani el Monte Cofano y Golfo di Bonagia son muy bellas, algunos comercios ya recogían sus mercancías, lástima de algunas neblinas que parecían entrar desde el mar, no nos permitían tener una nitidez clara sobre la costa de las salinas, pero Erice es un nido de águilas donde las vistas son excelentes, vinos, pastelerías y en el fondo del valle interior algunas luces que ya se encienden, parecían decirnos que la jornada se nos acababa.
Algo cansados por la ruta realizada , ya de noche, con pocas ganas de sentarnos a cenar, decidimos comprarnos fruta y no mirar los dulces que nos llamaban desde Maria Grammatico para regresar a nuestro pequeño espacio de Fulgatore y resarcirnos en nuestras habitaciones de la fruta adquirida, no obstante antes de llegar al alojamiento, en el interior de la población de Fulgatore, atendiendo a las indicaciones de 50 Km/hora, ya que toda la isla esta con los indicativos velocidad máxima 50, pero nadie lo respeta, nos pararon los Carabinieri para pedirnos la documentación del vehículo, etc., entendimos que quizás les sorprendió que al vernos circular despacio, vieran algo extraño y por eso nos declinaran, al ver la documentación uno de ellos espeto que aquella noche jugaban Barcelona-Milán, (Calcio) así que una vez comprobada la documentación se despidieron de nosotros sin problema, de hecho todavía no habían empezado a jugar el partido, quizás si hubieran sido 3 horas más tarde…a tenor del resultado…? ya que por la mañana cuando nos enteramos del resultado Leo no parecía muy contento con el arbitraje, bromas aparte desayunamos de nuevo ampliamente, recogimos maletas y partimos hacia nuestra segunda estancia en la isla: “Ragusa Ibla.”

 Agradecer la estancia en Fulgatore a toda la familia por su trato sencillo y amable que nos han ofrecido sobre todo a las Señoras de la casa y Salvo por su simpatía.
Antes de llegar a Agrigento por la costa visitamos Eraclea Minoa enclave acantilado sobre magnifica playa, vestigio de antigua ciudad Griega.
 Scala dei Turchi, formación geológica de escalones naturales de marga blanca en el acantilado sobre el Mediterráneo.
Scala dei Turchi
  Parada obligada para visitar la civilización Griega en Valle dei Templi en Agrigento y recorrer por la vía Sacra los templos, destacando el de la Concordia por su buena conservación. 
Templo de Concordia
  Por la S115, seguimos rumbo a nuestro destino, accediendo por S194 de Modica a Ragusa Ibla, una vez estacionados en zona autorizada, debido a que la circulación por Ibla es complicada por ser un laberinto de calles estrechas sin posibilidad de aparcar, nos pasa a buscar el equipaje con su pequeña máquina, A. nuestro contacto, después de una pequeña explicación nos indica como acceder a pie al B&B, antes de llegar, ya nos espera su compañera G., que nos acompaña hasta las dependencias.
Nuestros anfitriones nos muestran las habitaciones situadas en el ala izquierda del Palacio Sortino Trono siglo XVIII, en el mismo corazón de la Barroca Ragusa Ibla, reconstruido sobre la misma planta medieval después del terremoto acontecido.
Ragusa Ibla
  Las vistas desde los balcones son fantásticas, las habitaciones sencillas amplias y con luz decoradas con sencillez y los servicios bien acondicionados, una ubicación muy recomendable para recorrer una larga lista de Iglesias y Palacios del hermoso Barroco de Ragusa Ibla, Módica Scicli, Noto.

  Con el ánimo de visitar Marina de Ragusa y recorrer la toma de paisaje de costa y la casa del Comisario Montalbano, nos acercamos hasta Punta Secca, nuestra sorpresa fue coincidir con la grabación de la 2 parte de la serie, así es que pisamos aquella playa solitaria de la Casa de Montalbano en pleno auge de producción.
Marina de Ragusa estaba con poco movimiento, a la espera de la avalancha de verano.
De regreso visitamos Scicli, ”fantástica” ubicada dentro de un circulo de colinas con un espléndido aspecto Barroco.
Posteriormente accedimos a Módica, situada en una profunda garganta, gran dificultad para acceder y aparcar con coche debido a la hora de la visita y las fiestas de Semana Santa.

Scicli
Modica
  Visitamos La Iglesia de San Giorgio y las especialidades de la pastelería Bonajuto (1880), traído en otro tiempo por los Españoles el antiguo método de preparación del cacao de los Aztecas.
Por la noche de vuelta a Ragusa Ibla de nuevo dimos un paseo por la bella i iluminada Ragusa Ibla, en busca de nuestra Trattoria La Bettola.
 
Agradecer el trato familiar de A. y G. que en todo momento estuvieron muy comunicativos con todos nosotros y de los que guardamos un grato recuerdo de ellos y su casa.

Después del desayuno y de un último vistazo desde los balcones sobre la ciudad, nuestro destino era Santa Venerina, al pie del Etna.
En el camino hacia Catania S-115, hicimos parada programada y obligada en Siracusa, para visitar Ortigia para pasear sin prisas, por el laberinto de sus calles, por el Castillo y por el Duomo, reponiendo fuerzas sentados en un mesa de “Sicilia in Tavola”.
Piazza Duomo Siracusa
Comer en Siracusa
  Por la tarde nos desplazamos al Parco Archeologico Della Neapolis al noroeste de la ciudad, para recorrer entre otros el Teatro Greco, Sepolcri, el Orecchio di Dionisio.
Teatro griego de Siracusa
  En carretera E-45, camino de nuestra nueva Casa al este de Sicilia, después de pedir un pequeño socorro apareció en nuestro rescate C., ya que nos encontramos cortadas las calles de referencia, así es que llegamos a la Casa al atardecer, la casa nos pareció fantástica, algo apartada; con gran huerto, terraza, bancales y árboles frutales, una autentica casa de campo y con dos juguetonas y cariñosas perritas Gorka y Lola.

Desayuno en La casa di Pippinitto






Por la mañana temprano tuvimos una grata sorpresa, Cesare; nos había dispuesto una mesa para la “prima colazione espectacular”, el sol iluminaba la fachada de la casa, las nubes sobre el Etna viajaban a gran velocidad, un viento audaz removía las hojas de los frutales, mientras nos sentábamos en nuestra mesa de colores con los frutos de la tierra, para empezar muy bien el día, pero que muy bien.

Saciados para funcionar todo el día, tomamos las mochilas, desplazándonos a la Gole dell'Alcántara, garganta entre paredes de Basalto, para visitar posteriormente en pueblo colgado de Motta Camastra.
De nuevo volvimos a S-114 pasando por Giardini-Naxos hacia Mazzarò, para coger el funicular, para subir al fantástico emplazamiento en un peñón, donde se encuentra Taormina, entrada por la Pta. Messina, vía Umberto I, creímos entrar en un gran centro comercial, abarrotado de turistas y tiendas por todas partes, decidimos abandonar Umberto e introducirnos para discurrir por las pequeñas calles y plazas de su interior, “excelente”, llegando al Giardini di Villa Comunale, con unas vistas panorámicas y jardines inmejorables sobre el Etna, en una tarde de mucho contrate de colores entre la montaña y el mar “imprescindible”.
Vista desde Taormina
  Visita al Teatro Griego con fuerte viento del Norte, que nos permitía disfrutar de una nitidez perfecta hacia el continente y sobre el Etna, adornado por nubes de algodón, ”totalmente imprescindible”.
De regreso a nivel de mar nos acercamos a la Isola Bella, el sol de tarde bestia de color naranja los pinos.
Regresamos a nuestra Casa Rural después de una jornada intensa, nos esperaba Cesare que estaba trabajando el huerto, ofreciéndonos un vino negro de la zona fantástico que disfrutamos poco a poco en el patio de la Casa.

El huerto de la casa rural
La noche estaba muy clara y la luna llena brillaba muy intensa sobre el Mare Jonio, son instantes para recordar, mientras paseábamos camino abajo entre cipreses, naranjos y frutales de la casa.
Por la mañana nos despertó un sonido repetitivo, intuimos que C. estaba exprimiendo los zumos de naranja que íbamos a tomar en cantidad, así es, que en poco rato estábamos sentados de nuevo con ese fantástico desayuno que volvíamos a repetir, conocimos a Carmelo Giuffrida con el que íbamos a compartir una jornada como Guía en el entorno del Etna, describiéndonos particularidades muy interesantes del volcán su historia, flora, fauna y erupciones , moviéndonos por el Valle del Bove, y haciendo un pequeño recorrido entre fantásticos Abedules colgados de nieve y cenizas de la última erupción, la jornada no acompañaba demasiado debido a un tiempo algo inestable ventoso con nieve y frío en la montaña, en el Refugio Citelli, pudimos saborear un buen chocolate desecho caliente, que nos vino perfecto. Gracias Carmelo.
Etna
  Con algo de sol al atardecer y relajados nos sentamos entre los árboles frutales de la casa para despedir una nueva jornada al pie del Etna.
   
De nuevo repetimos el suculento desayuno antes de partir hacia el aeropuerto de Catania.
Catania-Barcelona directo Wind-jet, bien.
Mantengo un punto de nostalgia de estos tres días acontecidos con C., en La Casa de Santa Venerina, entrañable, servicial, entregado a los visitantes con cariño, nos hizo sentir a todos como en nuestra casa y que agradecemos de corazón su entusiasmo con todos nosotros.
   
Visitamos algunos lugares muy por encima, debido a la falta de tiempo, priorizando éste; sobre todo para dedicarlo al paisaje.
La visita a la isla de 7 días, ha sido apropiada para tener un pequeño conocimiento de Trinakria (Sicilia, ndr), para disfrutar con profundidad es preciso establecer una base concreta de mas jornadas destacaría sobre todo el trato personal en los alojamientos del recorrido, la herencia, historia y cultura de los pueblos que dejaron huella, Ruinas, Monumentos, Palacios y una montaña especial el Etna.
Ahora falta un segundo viaje

Aspectos a mejorar:
La recogida y entrega de los vehículos en los Aeropuertos por las compañías.
El mantenimiento de las carreteras.
La limpieza de puntos de interés y zonas urbanas.

Recomendaciones para circular:
Acercarse todo lo posible a la derecha y no dudar en la acción, son buenos conductores pero, el código de circulación no existe y si existe, cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.
 
ORGANIZA TU RUTA POR SICILIA ➜



No hay comentarios:

Publicar un comentario