martes, 27 de noviembre de 2012

Sicilia con nuestra peque!



Elegimos a Sicilia como destino para este año porque queríamos un sitio que combinara cultura y playa para hacer el primer viaje " de ver" con nuestra hija de 3 años, así qué me puse a enredar en internet y así fue como encontré esta página con los blogs de los viajes con niños, que fue lo que nos puso sobre la pista de Shine Sicily.
Dedicamos 18 días a recorrer la isla y os diré que dejamos cosas en el tintero.
Llegamos al aeropuerto de Catania donde recogíamos el coche y empezamos bien, nos dejaron elegir el modelo dentro de los de nuestra gama y en 15 minutos estábamos con las llaves en la mano. Aviso a navegantes, las sillas de niño están muy demandadas, sólo les quedaba la nuestra, que tenían apartada porque habíamos reservado previamente.

El primer alojamiento fue cerca de Santa Croce Camerina, decir que es espectacular sería quedarse corto. La habitación enorme, todo puesto con detalle, el desayuno con bollería calentita, el jardín, la piscina es un lujo, mi hija solo quería estar alli. Y ahora visto en perspectiva, la cocina común con diferencia la mejor equipada.
Desde aquí fuimos a ver Ragusa, Siracusa y Noto nos acercamos a la playa de Punta Secca, fuimos "a cenar con los sicilianos" (una de las actividades propuestas por Boris) y nos fuimos aclimatando al calor increíble que hacia. Se nos quedaron Módica y Scicli pero el calor no nos dejo hacer mucho más. Ya tenemos excusa para volver...
Franco, el dueño de casa se portó fenomenal y ademas de facilitarnos información para todas las excursiones, nos indico que ya habían abierto la mayor parte de la Villa romana del Casale así que el día que nos fuimos de allí hacia Agrigento, hicimos un pequeño desvío para ver los mosaicos. Una gozada y si os gustan los mosaicos os lo recomendamos fervientemente.
He de decir, que a día de hoy mi hija sigue preguntando cuando vamos a volver a "la casa de Franco" del buen recuerdo que tiene.
 Después de comer pusimos camino a Agrigento y como tardamos menos de lo que pensábamos, nos acercamos a la playa un rato, al lido de Agrigento. Que gozada, arena fina y agua cristalina. Después del baño, nos dirigimos al B&B, donde habíamos quedado con F.. Y segunda grata sorpresa del viaje porque este alojamiento es increíble, nada que ver con los demás, porque es un B&B y esta en el casco histórico de Agrigento, pero se merece un 10 y los desayunos en la terraza no tienen precio! Francesco nos proporciono mapas, nos indico donde comer, es un anfitrión muy detallista.
Fuimos al valle de los templos por la noche, que gran acierto, la iluminación es preciosa y la temperatura ideal. Merece la pena quedarse a dormir en Agrigento por ir a los templos por la noche. Nosotros nos quedamos 2 noches porque también hicimos relax y playa con la niña.
No conseguimos ver la Scala dei turchi de la gente que había, suponemos que porque era domingo, así que seguimos avanzando hasta Segesta. Otro "must" de Sicilia. Ojo, que Segesta cierran a las 6 y había gente que se quedaba sin verlo porque no lo sabían.
paseando por Palermo
Y ya llegamos a nuestro tercer destino cerca de Trapani. El dueño, F., nos recibió fenomenal y nos dio información de lugares y restaurantes de la zona. La verdad que en todos los sitios nos atendieron muy bien y sólo tengo buenas palabras. Aquí aprovechamos para hacer la colada, bueno nosotros llevamos la ropa sucia y ellos se encargaron de todo lo demás. Un plus a la buena atención recibida.
Los tres en Segesta

 La casa no era tan espléndida como las demás, sobretodo porque echamos mucho de menos el aire acondicionado ( que si tuvimos en las otras casas) pero cumplía nuestro principal requisito que era la piscina para Eider. Además cenamos casi todos los días en el jardín mientras nuestra hija dormía justo al lado mientras nos tomábamos un rico vino.
Desde aquí visitamos Trapani y Erice ( que bien conservado esta), Palermo, San Vito lo Capo, Scopello,... La verdad es que desde aquí tienes un montón de opciones para visitar. Nosotros, como os he comentado, íbamos piano, piano porque la idea era disfrutar el viaje con la peque. Como pega, el gran número de playas de guijarros, benditas crocs!!!
Nuestra siguiente parada fueron las islas Eolias. 
Stromboli
Aquí nos reservamos un aparthotel en Lipari  porque los chicos de Shine Sicily no recomiendan ir allí en agosto pero como ahora mismo no tenemos otra opción de vacaciones, decidimos ir igualmente y os diré que nos encanto y que se merecen una semana ellas solitas. Hicimos la excursión de Panarea y Stromboli, que fue lo mejor para nuestra hija con esas paradas para darnos un chapuzón en ese mar tan azul, y luego nos dedicamos a ver Lipari.
Y ya llegamos a nuestro último destino, la casa de Castiglione. La anfitriona G. tiene todo puesto con mucho gusto, habla castellano y te facilita la vida enormemente. Aquí echamos de menos una cocina comunitaria, ya sabíamos que no tenía pero inicialmente no pensamos que las íbamos a usar como lo hicimos, pero Eider se cansaba de comer fuera todo el día. Desde aquí visitamos Taormina ( el único sitio donde hemos sentido realmente agobio de la gente que había), el Etna, Catania, los Acis,...

No me he parado mucho a comentar las visitas turísticas porque entiendo que esa información la tenéis en cualquier guía y además Boris nos paso otro tipo de información de la que también hicimos uso. Desde aquí nuestro agradecimiento por la organización del viaje, todo fue como la seda.
La comida muy buena y no muy cara, muy fácil ir con "la bimba" a cualquier sitio. Lo de conducir hay que vivirlo porque hay cosas que ni te imaginas.
Sólo deciros que volveremos!!!
MARTA RUIZ.

ORGANIZA TU RUTA POR SICILIA ➜



1 comentario:

  1. Me gusta: Es increible la aventura que pasaste en Sicilia

    ResponderEliminar