viernes, 30 de agosto de 2013

DIARIO DE NUESTRO VIAJE A SICILIA EN MAYO

Primer día (28 de Abril ):
Llegada al Aeropuerto de Fontanarossa (Catania) a las 10 de la mañana, donde recogemos el coche de alquiler y nos dirigimos hacia Cefalú, que por cierto, merece la pena visitarlo, cruzando el centro de Sicilia. Tuvimos una bonita vista del Etna y unos paisajes pintorescos (alfombra verde llena de flores) durante el viaje. Por la tarde llegamos a Scopello a nuestro primer B&B que tiene unas vistas espectaculares.



 
Segundo día (29 de Abril):
Visita a la Reserva Natural del Zíngaro con baño en la Cala Caprería (el agua fría).
Viaje hasta la localidad de Erice con una vista panorámica de la zona. De postre los cannolis sicilianos nos ayudaron a reponer fuerzas. Al atardecer visitamos las salinas de Marsala.


Tercer día (30 de Abril):
Visita a Palermo, donde nos acompañaron como cicerones Andrea y su yegua Rosalía, que nos aconsejaron un aperitivo en el mercado de la vucciría (fenomenal). Lástima que no pudimos ver la Capilla Palatina, que estaba cerrada por seguridad, debido a una manifestación.



Cuarto día (01 de Mayo):
Viaje a Agrigento para ver el Valle de los Templos, que es una visita obligada. Por la tarde llegamos a nuestro segundo B&B con ayuda del dueño, A., en Ragusa-Ibla.


Quinto día (02 de Mayo):
Siguiendo los consejos del dueño del B&B, hicimos un tour por Palazzolo Acreide, Siracusa, Noto y Módica, para terminar de nuevo en Ragusa-Ibla. Una auténtica indigestión de arte barroco, con un descanso intermedio en Siracusa, donde hicimos un paseo en barquito por la isla D’Ortigia.



Sexto día (03 de Mayo):
Dejamos Ragusa-Ibla y nos dirigimos a Catania pasando por Piazza Armerina, donde pudimos ver la Villa Romana del Casale y Morgantina (sencillamente espectacular). No perderse en Catania el Teatro Romano.
Llegamos a nuestro último B&B, en realidad una casa rural cerca de Gaggi.


Séptimo día (04 de Mayo):
Visita al parque natural del Etna con Gaetano, donde terminamos empapados por la lluvia. Recorrido por el valle del río Alcántara. Pudimos ver pequeñas joyitas, como la cuba bizantina de Santa Domenica. Nos llamó la atención su estado de abandono. Para rematar el día, siguiendo las indicaciones de la dueña de la casa, cenamos en A Casina, donde Pippo nos sirvió lo que él quiso, a modo de degustación de cocina típica siciliana (un acierto total).


Final del viaje (05 de Mayo):
Esto se ha acabado y tenemos que regresar a España. Es una pena haber estado tan cerca de Taormina y no haber tenido tiempo de verla, pero todo… no puede ser. Será excusa suficiente para volver a Sicilia.
Para el recuerdo quedará la buena gente siciliana, su comida, su arte y sus paisajes. Recuerdo especial para A. de Ragusa, para G. (de la casa del Etna), para Gaetano (guía del Etna) y para Andrea y su yegua Rosalía, sin olvidarnos de Pippo, de A Casina.



Los viajeros: Martine Chevenier / María Eugenia San Millán / Dámaso Merino

ORGANIZA TU RUTA POR SICILIA ➜

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada