miércoles, 27 de enero de 2016

Viajar a Sicilia en Semana Santa

Viajar a Sicilia en semana santa es quizás el mejor acierto entre todos los lugares del mediterráneo en donde esta festividad tiene cierta relevancia.
Si lo que se está buscando es sumergirse en la tradiciones pascuales, Sicilia ofrece un amplio abanico de eventos: desde los más estrictamente religiosos y los más folclóricos y peculiares. 




Pascua en Sicilia es el acontecimiento que desde la antigüedad y más que ningún otro, ha despertado en toda la isla, un grande participación popular. Durante la Semana Santa hay un sinfín de actuaciones y procesiones que tienen como fin la conmemoración de la Pasión, Muerte y Resurrección del Jesucristo. Las procesiones que recorren las calles de las ciudades están animadas por las cofradías de las artes y oficios con sus pintorescas vestimentas antiguas, seguidas por el clero con las vestiduras de Cuaresma, así como por estatuas de Jesús muerto, de su madre en el dolor y de los otros personajes tradicionales de la Pasión de Cristo.

En muchos otros artículos podréis encontrar informaciones acerca de la Semana Santa en Palermo o en Catania o en aquellos lugares de Sicilia donde hay procesiones importantes, aquí os quiero hablar de pocas pero más peculiares representaciones de la pasión de cristo, en pueblos pequeños de la costa o del interior de sicilia en donde, si estáis de viaje por sicilia, sin duda merece la pena ir para encontraros con un ambiente muy autentico y animado en su grande mayoría de solo lugareños.

Archi di Pasqua a San Biagio Platani. Durante la dos semanas anteriores y las dos posteriores al domingo de pascua, en este pueblo del interior de Agrigento, se pueden admirar los increíbles arcos e construcciones arquitectónicas que los lugareños construyen por las calles en honor del Cristo Resucitado. Todo está hecho rigurosamente con material natural que va de ramas a pan duro.





U Gioia (la fiesta del hombre vivo) en Scicli. La estatua de madera de Cristo, obra del siglo XVIII atribuida a Civiletti, y que se conserva en la Iglesia de Santa Maria La Nova, es llevada en procesión, el Domingo de resurrección, por las calles de la ciudad, haciéndola balancear y danzar como un signo de alegría para todo el día hasta bien entrada la noche. Es una autentica locura, nunca se sabe de donde puede aparecer la estatua! Recientemente, el cantautor italiano Vinicio Capossela ha dedicado una de sus canciones a esta peculiar función.





La Madonna Vasa Vasa en Modica. La calle principal de Modica (Corso Umberto) apenas puede contener la multitud de fieles que están apilados desde el inicio del curso hasta la iglesia de Santa María de Belén para ver el tradicional "beso del mediodía" entre la Virgen y el Cristo Resucitado. Antes de este momento la Virgen y el Cristo se buscan por todo el casco antiguo: las dos estatuas son llevadas en los hombros de unos cuantos aficionados fieles. Una característica especial es el movimiento de la estatua de la Virgen, que tiene adultos y niños encantadas, cuando a la vista de Cristo Resucitado, abre y cierra sus brazos de alegría ante la incredulidad del publico, y liberada del manto negro que la envolvía muestra el celeste manto clásico, mientras que las palomas blancas vuelan como evidencia de la felicidad incontenible para el feliz encuentro.





Pashkët, la pascua bizantina en Piana degli Albanesi. En este pequeño pueblo del interior de Palermo, dominado por etnias albaneses hace 500 años, todavía hoy en día se siguen manteniendo tradiciones, comidas e idioma albanés. La Pascua bizantina es el momento más álgido del año en donde se distribuyen huevos pascuales rojos, símbolo de fertilidad, vida y resurrección y el domingo hay la procesión albanesa caracterizada por los cantos corales.





Il Ballo dei Diavoli a Prizzi. En este pueblo las máscaras de demonios y de la muerte están presentes en las celebraciones del Domingo de Pascua. Los Diablos se visten con trajes rojos, una gran máscara de cartón en la cara con un gran trozo de tela que cuelga, una piel de cabra en la espalda y una cadena en la mano. Con ellos camina la Muerte, vestida con máscara de cuero con una sonrisa infernal, un traje de color amarillo y una ballesta en la mano. Desde la mañana molestan la personas en la calle, las cogen sin dejarlas hasta que reciben dinero. Entonces, las fuerzas del mal tratan de evitar la reunión de la estatua del Cristo Resucitado y la de la Virgen. En el momento del 'encuentro' entre madre e hijo los diablos comienzan a inquietarse, saltando y corriendo entre las dos estatuas (el baile de los demonios) que no logran abrazarse, y sólo en el tercer intento la reunión tendrá éxito mientras que otros hombres vestidos de ángeles vencen a los demonios, derrotándoles en un coro de campanas a fiesta. Todo esto en una atmósfera que, a veces, es decididamente pagana.





ORGANIZA TU RUTA DE SEMANA SANTA POR SICILIA ➜

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada