miércoles, 6 de abril de 2016

Nuestro viaje a Sicilia: Palermo y la zona de Trapani



Articulo escrito por  E.M.

En realidad, mi viaje a Sicilia empezó hace muchos años…bastantes diría. Desde la visión de “El Gatopardo”, o de haber oído historias en la adolescencia, o por las mil noticias que circulan de la isla, desde siempre, y no todas agradables. Pudimos concretarlo ahora, con mi mujer y una pareja amiga de toda la vida con quienes compartimos ya varios viajes. Desde Noviembre, que cerramos el periplo, estoy (y digo estoy, porque así sigo) entusiasmado y feliz leyendo todo lo posible y pensando en todo lo que vería, degustaría y disfrutaría en esa isla tan particular. Ahora puedo decir que las expectativas se cumplieron y que me ha sabido a muy poco, que hubiera necesitado más tiempo para disfrutar y entender todo. Por eso también digo que mi viaje a Sicilia, aún no terminó, y que espero que continúe.



Palermo tiene tantos rincones, plazas, terrazas y palacios por ver que los casi tres días completos no fueron suficientes… ni siquiera pude comer un cannolo diario!!! Como tenía previsto…!!! Mis amigos me regalaron un imán con la imagen de ese cilindro mágico!! por aquello de la nostalgia, pero viéndolo en la puerta del frigorífico, creo que es peor!

 Fue acertado seguir el consejo de Giovanni de Trinakria Tours y contratar el Streat Palermo Tour, 4 horas de caminar por los tres mercados de la ciudad, comer en ellos, pasear por los principales lugares del centro, guiados por Naida, muy profesional y majísima. La taberna Azzurra constituyó un punto álgido de la visita!!! Quattro Canti y Piazza Pretoria son sitios para pasar muchas veces, que fue lo que hicimos, sobre todo por la fontana de “La Vergogna”. El B&B que nos reservaron Boris y Giovanni, estaba en pleno centro y eso nos facilitó mucho los desplazamientos. Simona, su propietaria se ocupó de darnos toda la información que le requeríamos y además llevó la responsabilidad del reclamo diario ante el retraso en la entrega de un maleta por parte de Vueling (por cierto, horribles los espacios entre asientos de sus aviones!!!), por lo que le estoy muy agradecido a ella y a su marido. Esa primera noche, las pizzas de Schiticchio en Piazza Marina nos hicieron olvidar el cabreo.

 El teatro de I Pupi de Cuticchio fue otro encuentro muy agradable con el arte popular siciliano, tanto como el callejear y encontrar de repente una fachada espectacular, o una fuente histórica, o un vicolo completamente derruido y decadente. Siempre rodeados de gente muy amable y que ante cualquier pregunta, incluso mirada, venían amigablemente a socorrer nuestras dudas de turistas. Conocimos la passeggiata del domingo tarde en Via Maqueda, el esplendor del teatro Massimo, la pasta a la anchoa, la Capilla Palatina, la catedral de Monreale en domingo de ramos, abarrotada de feligreses, el sirocco imponente y la pasta con sardinas en Cefalu, la lluvia y el viento en Mazara del Vallo y sus calles con letreros de cerámica y el Sátiro de bronce que parecía que nos bailaba alrededor, los vinos de Marsala en La Sirena Ubriaca junto al recuerdo de Garibaldi y sus camisas rojas, la placidez provinciana de Trapani y el atardecer en sus salinas, y el funicular a Erice… y de nuevo los cannolis al acecho, en Pasticceria Maria!!!... y el mar, siempre el mar que lo abraza todo y que es de un azul imponente en San Vito Lo Capo.


Si bien Giovanni me había advertido que eran las normales, luego de leer las condiciones de alquiler de Maggiore daban ganas de acercarse a la machina con un abogado o algo así, pero al final fue todo muy bien con la 500, la recogida y la entrega. También fue muy típica la salida a las calles de Palermo, quedando enseguida atrapados en un atasco consistente, dando vueltas en redondo y metiendo el morro como desafiando a ver quién tiene más valor en frenar el último…. Pero al fin, enfilamos para el interior, Altofonte, Piana d. Albanesi, Ficuzza, Corleone, San Giuseppe Jato, Partinico, Alcamo y Caltellamare del Golfo, aquí fue donde, en lugar de los cannolis tuve la provocación de las Cassatelle di Ricotta de La Sorgente….mamma mía!!!
Todo ese Oeste Siciliano, lo hicimos con base en una casa rural cerca de Marsala. Y esto merece una mención especial!! Gracias Boris y Giovanni por hacernos llegar a este lugar tan bonito, confortable, familiar y lleno de pequeños detalles de buen gusto por todos los rincones. Pero sobre todo por la calidez y cercanía de Antonio y su mujer, que nos recibieron y atendieron como quien lo hace con un “nuevo amigo de siempre”. Desde el vino a la llegada, a las charlas en el desayuno y las cenas entrañables de peces comprados a la mañana en el mercado y cocinados y servidos por esta familia. No daban ganas de salir a pasear, sino quedarse a leer en alguno de sus salones, o en el porche, o simplemente caminar por el jardín y sentarse bajo ese sol aún otoñal. Ni siquiera faltó la copita final de grappa que mi amigo Salvador (ahora Salvatore) se encargaba de reclamar a diario. 
E ya, el último día rumbo al aeropuerto, pero antes una parada en Segesta para llevarnos definitivamente la imagen de ese esplendor en la montaña, como una cachetada de majestuosidad.
En el aeropuerto, bajo la mirada de Falcone y Borselino, y en su recuerdo, el último expresso, y como no… el cannoli de la partida!!
Alla prossima!!!!

6 comentarios:

  1. Estamos a un mes de nuestra partida hacia Italia, y buena parte del viaje se la dedicaremos a Sicilia. Buscando información encontré este maravilloso relato. Gracias por compartir tu experiencia con tanta pasión.
    Saludos desde Argentina!
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen Viaje Pablo, que lo paséis lindo :-)

      Eliminar
  2. Hola Pablo, me alegro que mis palabras hayan sido apasionadas para Uds. Espero que disfruten del viaje como nosotros!!!...seguro que si!! Saludos de uno de Rosario, que vive en Málaga, desde hace mucho!!

    ResponderEliminar
  3. Hola, estamos buscando alojamiento por la zona de Trapani o Marsella, ¿nos podría decir el nombre de la casa rural cerca de Marsala?
    Estoy totalmente de acuerdo con usted sobre los canolis ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Penelope, mira nuestro catalogo de alojamientos en Trapani (http://www.shinesicily.com/Zona-Palermo-y-Trapani.asp?lang=esp) o contáctanos a info@shinesicily.com.

      Eliminar