viernes, 20 de mayo de 2016

Sicilia entre tópicos y autenticidad

Hola Boris!
Nos alegra responderte que nuestro viaje por Sicilia ha sido totalmente satisfactorio. Hemos disfrutado del buen tiempo, la amabilidad de sus gentes y de tanta riqueza cultural y paisajistica como posee.
El circuito que nos organizaste ha sido del todo acertado y también nos han sido útiles tus consejos de viaje. La experiencia de alojarnos en agriturismos ha sido realmente positiva ya que nos ha permitido entrar en contacto con familias sicilianas y de otras nacionalidades que estaban de viaje como nosotros. Resultaba muy agradable al finalizar el día poder intercambiar las experiencias vividas a lo largo del mismo. Los dueños de los agriturismos nos indicaban con mucho interés diferentes lugares de los alrededores que podían completar nuestro circuito.

Nuestro viaje comenzó en Ragusa. Al atardecer de nuestro primer día pudimos contemplar el fenómeno de la intensificación del rosado de la piedra de sus palacios e iglesias. Mientras, sus habitantes disfrutaban del paseo festivo de un domingo por la tarde. Éramos prácticamente los únicos turistas por lo que la sensación de autenticidad era total.
Los días posteriores visitamos las ciudades barrocas de Noto, Módica y Siracusa con  su espectacular teatro griego. Catalgirone, la ciudad de la cerámica, puso a prueba nuestra resistencia en la subida de escaleras que sería una constante a lo largo de nuestro viaje, hablamos de la larguísima escalera que conduce a Santa María de la Montaña.
Caltagirone
Un lugar que opinamos que no hay que dejar de visitar es La villa romana del Casale en Piazza Armerina con sus magníficos mosaicos. Ofrece la posibilidad de contemplar un conjunto de edificaciones que componían una villa romana: termas, vivienda con sus diferentes estancias y letrina.​​​​
Villa romana del Casale
Villa romana del Casale
Nuestra siguiente etapa tuvo como centro de operaciones el interior de Agrigento, en un agroturismo rodeado de naranjos y limoneros. ¡Cómo huele Sicilia en primavera! Visitamos El Valle de los Templos en Agrigento así como la scala dei Turchi. Donde hicimos un alto en el camino para disfrutar de una mañana de playa.
Scala dei Turchi
El final de nuestra primera semana en Sicilia nos encontró entrando en la provincia de Trápani. La más occidental de la isla. Durante el trayecto desde Agrigento habíamos visitado las ruinas de Selinunte, prueba de la magnificencia de una antigua ciudad griega.
Selinunte
Encontramos  la ciudad medieval de Érice entre la niebla, tal como nos habían indicado que sería posible. Este fenómeno le añadía un plus de sugestión a sus calles y edificios. Terminamos el día visitando las salinas de Trápani.
Erice
Erice
Mención especial merece el Parque Natural de lo Zingaro desde el que pudimos contemplar las hermosas vistas del golfo de Castellamare, descendimos a algunas de las bellas calas de aguas cristalinas que se encuentran a lo largo del recorrido y admiramos la vegetación que crecía en este singular paraje. Todo un espectáculo para los sentidos.
Riserva dello Zingaro
El templo y la acrópolis de Segesta nos dieron motivo para admirar los hermosos enclaves donde los griegos construyeron sus ciudades.
De la provincia de Trápani nos dirigimos a la de Palermo. Visitamos la ciudad de Palermo con sus decadentes palacios, calles y mercados. El punto de contraste lo marcó la riqueza ornamental de las iglesias del Gesú y de la Martorana. O la bien restaurada de San Cataldo con sus cúpulas árabes. 

Palermo
 ¡Y qué decir de la espléndida Capilla Palatina del Palacio de los Normandos! ¡Increíble la variedad de estilos arquitectónicos que regala Sicilia! Las Catedrales de Monreale y Cefalú dan también testimonio del gusto de los normandos por el estilo bizantino. 
Capilla Palatina
Y llegamos al final de nuestro viaje. Después de visitar Taormina y su teatro grecorromano, llegamos a nuestro último alojamiento, en las faldas del Etna. Desde aquí subimos al volcán y posteriormente recorrimos los pueblos que lo rodean: Linguaglossa, Randazzo... de esta manera pudimos ver moles de lava que permanecían a lo dos lados de la carretera, vestigios de pasadas erupciones del volcán.  El suelo de arena lávica y el color gris de las paredes de las construcciones daban a la región una atmósfera especial.
Etna
Dijimos adiós a Sicilia desde la vitalista Catania, de amplia perspectiva en su trazado callejero, y de animados mercados.
el mercato de pescado de Catania
Este es un breve resumen de nuestro viaje. El disponer de un vehículo de alquiler nos permitió modificar algunos de nuestros planes según tenían lugar los acontecimientos. Así pues, no queremos dejar de mencionar nuestra visita a la Piana degli Albanesi donde departimos con varios jóvenes de la localidad, orgullosos de conservar su lengua albanesa llegada a la Piana en el siglo XV cuando sus antepasados huían de los turcos. Allí también saboreamos los mejores cannoli de Sicilia.
Un afectuoso saludo recordando la apacible tarde que disfrutamos en Castellamare del Golfo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada