lunes, 19 de septiembre de 2016

Viaje a Sicilia con nuestra peque verano 2016

El Etna
Después de unos días en Nápoles comiendo la mejor pizza del mundo y visitando Pompeya, Capri y la Costa Amalfitana llegamos a Sicilia.
Nuestra primera parada fue el pueblo de Santa Venerina en Catania. Cesare fue muy buen anfitrión y disfrutamos mucho de los desayunos caseros en la tranquilidad de su casa. Desde allí hicimos la excursión al volcán Etna, Savoca y Taormina. Savoca es una ciudad preciosa medieval y es mundialmente conocida por haber sido el lugar donde se grabaron varias escenas de la película El Padrino, como la iglesia de San Nicolás o el bar Vitelli, donde se pueden ver imágenes y objetos de la película y donde cenamos. Taormina es una preciosa ciudad costera muy turística, pero con mucho encanto. Como nuestra hija es pequeña estuvimos un día de playa en Mascali, aunque era de piedras y otro día visitamos Acireale.


desayuno
Savoca
Erice
Nuestra siguiente parada fue en Ragusa. Massimo es encantador e hizo nuestra estancia de lo más agradable. Disfrutamos mucho de la piscina que tiene la casa y de todas sus comodidades, se podía utilizar la cocina, tenía mesas para cenar al aire libre, barbacoa, etc. Allí tuvimos la impresión de que cada ciudad que visitábamos era más bonita que la anterior. Ragusa es la parte más moderna y desde donde se ve Ragusa Ibla, las vistas son espectaculares y no es extraño que sea Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. El mejor plan es dejarse llevar y callejear y por supuesto acabar tomando un delicioso helado.
Ragusa Ibla
Hicimos una visita de un día a Siracusa. Como hacía mucho calor y nuestra hija tiene 2 años nos lo tomamos con tranquilidad porque hay muchas cosas para visitar. Al día siguiente descansamos en la playa de Donnalucata, esta vez sí que era de arena fina y se estaba muy bien. Massimo nos recomendó ver Módica, conocido por sus famosos chocolates y con dos iglesias preciosas,  una en la parte alta, la catedral de San Jorge y la iglesia de San Pedro en la parte baja. El chocolate de Módica se hace en frío tal y como lo hacían los españoles en el s. XVI copiado directamente de los aztecas. Massimo nos decía que podías dejarlo al sol y no se derretía nunca. Está delicioso y en todas partes puedes hacer degustaciones, aunque él nos había recomendado los de Bonajuto. El último día visitamos Scicli, otra preciosa ciudad barroca y vimos el Palazzo Beneventano. Además es conocido porque en el Ayuntamiento es donde se encuentra la sede televisiva del Comisario Montalbano.
 
Scala dei turchi
Desde allí nos dirigimos a Agrigento, a la tercera casa turística propiedad de un matrimonio joven y con una piscina muy grande. El primer día nos quedamos a cenar en la casa y estuvo muy bien.
Habían puesto una mesa en el jardín muy larga y cenamos con los dueños, algunos de sus familiares y todos los huéspedes que había, en su mayoría franceses porque la mujer del dueño, Calogero es belga. En esa zona había dos cosas interesantes para ver: la playa de la Scala dei Turchi y el Valle dei Templi. La playa es conocida como la escalera de los turcos y es muy especial porque sus rocas tienen forma de escalera y son completamente blancas. Es una playa muy bonita aunque más para ver que para disfrutarla. Por el calor que hacía y porque fuimos con una pareja francesa de la casa con dos niños pequeños decidimos hacer la visita nocturna del Valle dei Templi. Llegamos a las 7 de la tarde y puedes coger un taxi que te lleva a la parte de arriba directamente en la entrada, así que lo cogimos por los niños y lo recomiendo. Los templos son muy bonitos y nos gustó mucho verlos a la luz de la luna.



Agrigento
Valle de los Templos, Agrigento
Nuestra última parada fue la Casa Rural de Trapani, ciudad conocida por sus salinas y sus molinos de sal. También nos ofrecieron la posibilidad de cenar el primer día y la cocinera Rosa tiene mucha mano. En esa zona descubrimos que había muchas cosas que ver además de las salinas de Mozia y los molinos. Hicimos una visita a la bodega de Donnafugata de vino Marsala con la que disfrutamos mucho los tres. 
En Trapani estaban en fiestas y la ciudad nos pareció muy bonita. Desde allí se puede coger un funicular hasta Erice, que llaman el Mirador de la isla. Es una ciudad muy bonita y de mucho interés turístico, eso sí, hay que llevar chaqueta porque aunque sea verano se pasa un poco de frío. Visitamos también el pueblecito costero de Scopello, es muy conocido por sus preciosas playas, como la de la Reserva de lo Zingaro, aunque hay que andar bastante para acceder a ella y no es recomendable con niños pequeños, porque se cansan. Hay muchas opciones de excursiones en barco. Nosotros estuvimos en la playa de San Vito Lo Capo que estaba abarrotada pero estaba muy bien.
 
Salinas en Trapani

Antes de ir a ver Palermo nos acercamos a Monreale a ver su famosa catedral, una de las más bonitas de Sicilia gracias a sus mosaicos recubiertos de oro. En Palermo dejamos el coche aparcado bastante cerca de La Catedral, que es una preciosidad. Estuvimos callejeando por el centro, viendo los mercados, varias iglesias, etc. Y por supuesto tomando unos helados deliciosos en un local enfrente de la catedral.
Catedral de Palermo

Nos ha encantado Sicilia, su gente, sus ciudades y paisajes, su gastronomía, etc. Aunque debo confesar que volvería más a la parte este de la isla que a ninguna otra.

¡Muchas gracias por organizarlo tan bien!
Isabel, Antonio y Alba

ORGANIZA TU RUTA POR SICILIA ➜

No hay comentarios:

Publicar un comentario