lunes, 11 de diciembre de 2017

Corleone

A menudo nos piden de visitar el pueblo de Corleone para ver los lugares de la película El Padrino. En realidad pocas escenas rodaron allí, más bien hay que ir a los pueblos de Savoca o Forza d'Agro que se encuentran al otro lado, cerca de Taormina. Pero hoy salió un articulo que nos parece muy interesante que nos explica porque hay que visitar Corleone y veréis que sorpresa, justo no se habla de la película sino más bien de la voluntad de este pueblo de librarse de una vez de esta mancha histórica. 

Aquí lo podéis leer: https://www.cerodosbe.com/es/destinos/corleone-corazon-mafia-padrino-italia_524831_102.html
 

jueves, 19 de octubre de 2017

SÍCULA

No hay una Sicilia. Hay muchas. Dentro de la Trinacria, o isla triangular, existe tal diversidad geográfica, paisajística, histórica, política, arqueológica y cultural, que es difícil conseguir una adecuada visión de conjunto si no se visita por partes, pausada y escalonadamente, haciendo de la movilidad un aliado y no un adversario, que permita descubrir sus innumerables tesoros. Teniendo clara esta premisa y si se desea encontrar en Sicilia algo más que un delicioso cannolo, una refrescante granita, o una camiseta de Marlon Brando acariciando un gatito, es imprescindible asesorarse bien antes de iniciar el viaje. En nuestro caso, Boris y Giovanni, de Trinacria Tours, interpretaron a la perfección nuestra idea y seleccionaron tres áreas geográficas con un centro estratégico desde el que poder acceder de forma asequible a las zonas más hermosas, no las únicas por supuesto, de la isla.

martes, 11 de julio de 2017

Nuestro viaje a Sicilia en Semana Santa

Ragusa Ibla
…y volvimos!!!!...tal como queríamos!!! … eso si cambiamos de zona y de estación, esta vez nos esperaba el este, la primavera y esos campos de amapolas rojas y margaritas amarillas y los "muri a secco" (cercas de piedra); también en este lapso leímos a Sciascia  (Los tíos de Sicilia) y a Josep Pla (Cartas de Italia) para tratar de seguir entendiendo el espíritu siciliano, incluso escuchamos, después de mucho tiempo, a Franco Battiato. Lo que no cambiamos fue de asesores, siempre con Trinakria,  es decir Boris y Giovanni y sus acertados consejos.

viernes, 3 de marzo de 2017

Sicilia en 10 días

Valle de los Templos, Agrigento
Primer día (06/10/2016)

Llegada a Catania, vía Roma, con vistas del Etna desde el avión. Entre recoger el equipaje y alquilar el coche se nos hizo casi mediodía. Como teníamos que llegar a Santa Croce Camerina, decidimos pasar antes por Siracusa. Fuimos directamente al Parque Arqueológico pero no decidimos entrar ya que el equipaje quedaba a la vista en el coche, cosa que no nos hacía gracia. Pensamos que ya volveríamos al final del viaje.

 Habíamos recibido ya un SMS de Gisella para concretar nuestra hora de llegada. Las coordenadas que nos proporcionaron nos condujeron en medio de un campo con lo cual tuvimos que guiarnos por las indicaciones de Gisella. Llegamos a la hora prevista sin contratiempos.
Una vez instalados bajamos a Santa Croce a dar un paseo por el pueblo y a por provisiones que cocinamos al aire libre. Allí tomamos nuestra primera (y única) granita (granizado).

Segundo día (07/10/2016)

Después de un espléndido desayuno y de comentar con Gisella (todo amabilidad) las posibilidades de visitas por la zona, salimos hacia Scicli donde dimos una vuelta y donde por un error nuestro nos pusieron una multa en la Zona Azul y que pagamos en la máquina correspondiente.

Scicli

Hacia el mediodía visitamos Modica a bordo de un tren turístico ya que el tiempo era escaso para admirarlo todo con detalle.

Modica
Partimos hacia Ragusa donde llegamos por la tarde. Creo que la foto de Ragusa Ibla la tomamos en el momento descrito en el Atardecer Sicano que tuvisteis la amabilidad de regalarnos.
Regresamos al alojamiento no sin antes pasar por Marina di Ragusa una magnífica playa desierta en aquella fecha y en aquella hora.

Marina di Ragusa

Tercer día (08/10/2016)

Después de desayunar nos dirigimos a Piazza Armerina y allí a la Villa Casale. ¡Qué maravilla!  Los bellos mosaicos increíblemente conservados nos retuvieron gran parte del día y en el tiempo que nos quedaba visitamos también Piazza Armerina, cosa que vale la pena.


Villa romana del Casale

A nuestro regreso Gisella y su marido estaban cociendo pan elaborado con trigo de su cosecha. Nos obsequiaron con uno de ellos, extraordinario, el cual utilizamos para la cena.

Cuarto día (09/10/2016)

Mientras desayunábamos Gisella nos contó todo el proceso de convertir su casa en lo que es. ¡Cuánto trabajo y cuanta ilusión para lograr su objetivo!
Nos despedimos de ella agradeciéndole su hospitalidad y deseándole lo mejor para su magnífico establecimiento.

Tomamos camino hacia Agrigento. Como hasta la tarde no teníamos alojamiento y habíamos descubierto la manera de ocultar el equipaje en el coche (¡lástima de no saberlo en Siracusa!), fuimos directamente al Valle de los Templos. ¡Extraordinario! En nuestros muchos viajes a Grecia nunca habíamos visto tantos y tan bien conservados templos. Lo recorrimos todo y ¡Que calor!  Al terminar la visita nos acercamos a Scala dei Turchi donde aparte de admirar el paisaje tomamos un baño refrescante.
Agrigento
Recorrimos las calles de Agrigento visitando la Iglesia de Santa Maria dei Greci y tuvimos la suerte de poder dejar el coche a 50 metros de nuestro alojamiento. Allí nos esperaba la desbordante personalidad de Francesco el cual, después de acomodarnos en una espectacular habitación, nos recomendó un restaurante donde cenamos. Intentamos tomar una granita pero ya cerraban el establecimiento. Así que nos conformamos con un helado y un paseo nocturno por Agrigento.

Quinto día (10/10/2016)

Desayunamos en las espectaculares terrazas de Francesco con vistas al Valle de los Templos y nos despedimos.

Nos dirigimos a Selinunte donde visitamos el templo, arriba en la montaña, y la ciudad, junto al mar pasando por el lugar donde estuvo el puerto. Nos enteramos de que el nombre de Selinunte viene dado por la abundancia de apio que había en la antigüedad por la zona (apio en griego es σέλινο sélino).
Selinunte
De allí fuimos a Marsala donde tomamos la pequeña carretera que, bordeando la costa lleva hasta Trapani a través de las salinas.
Después de una breve visita a Trapani nos encaminamos hacia Fulgatore donde se encontraba nuestro sucesivo alojamiento.
Una vez instalados salimos a dar una vuelta por el pueblo en el supermercado del cual adquirimos un poco de fruta y algunas cervezas (Moretti, por supuesto). Preguntamos donde podíamos cenar y nos dirigieron a Baglio Nuovo donde disfrutamos de una buena cena y una atención muy correcta.

Sexto día (11/10/2016)

Visitamos en espléndido Duomo de Monreale y paseamos por sus calles antes de dirigirnos a Palermo. Tal como nos aconsejaron, para evitar el tráfico caótico de la capital, dejamos el coche en el aeropuerto y tomamos el bus que nos dejó en el centro. Después de comer en un conocido restaurante bastante caro y muy deficientemente atendido, visitamos la Catedral y algunas de las calles céntricas regresamos a Fulgatore donde cocinamos nuestra cena al aire libre.
Monreale


Séptimo día (12/10/2016)

Camino de Segesta una alarma del coche nos indicaba que había algún problema en la rueda posterior izquierda. En una gasolinera nos informaron que había un clavo en la rueda y que debíamos buscar un “gommista” para solucionarlo.
Segesta
Visitamos Segesta. ¡Qué calor! Del templo al estadio fuimos andando. ¡Qué subida! Llegamos sin aire pero la visita mereció la pena. Nos indicaron un “gommista” en el pueblo cercano el cual extrajo un enorme clavo del neumático que debería llevar meses allí y reparó el pinchazo.

Reanudamos el camino hacia Erice. Visitamos la ciudad medieval con sus callejas, iglesias, castillos, leyendas y sus impresionantes vistas desde la altura.
Erice

Octavo día (13/10/2016)

Nos despedimos no sin antes agradecerles la amabilidad que tuvieron al lavarnos la escasa ropa de verano que llevábamos ya que no contábamos que hiciera tanto calor y casi se nos había agotado.

Nos esperaban muchos kilómetros hasta nuestro B&B en Piedimonte Etneo pero no nos queríamos perder Cefalù así que hacia allí nos dirigimos. De nuevo callejas medievales y un magnífico Duomo digno todo de visitar. Como seguía haciendo calor, bajamos a refrescarnos en la estupenda playa de Cefalù.
Cefalù
Reanudamos la marcha hasta Piedimonte Etneo donde nos recibió un tiempo frío y lluvioso con una niebla que nos impedía ver el Etna. Una vez localizado el B&B nos instalamos en la habitación donde habíamos de pasar las tres últimas noches.

Noveno día (14/10/2016)

Después de desayunar partimos hacia Catania. Para evitar la circulación por la ciudad, dejamos el coche en una amplia avenida y anduvimos hasta el centro. Después de visitar la Universidad, el Duomo, el Mercado del Pescado y pasear por las calles, nos indicaron un autobús para regresar al lugar donde teníamos el coche. El autobús tardó ¡dos horas! en aparecer. Andando hubiéramos llegado antes pero estábamos cansados.

De Catania fuimos hasta Taormina donde aparte de pasear por sus calles visitamos el teatro grecorromano con sus magníficas vistas dado la altura a la que se encuentra.
Taormina
Al llegar a Piedimonte una espesa niebla nos impedía ver la carretera y encontrar el acceso al B&B nos costó Dios y ayuda a pesar del navegador y de ir con las ventanillas abiertas y los faros antiniebla encendidos.
Como era nuestro 42 aniversario de boda teníamos previsto cenar en algún restaurante pero debido a la espesa niebla, optamos por no salir y nos conformamos con un poco de fruta y queso que llevábamos.

Décimo día (15/10/2016)

Seguía la lluvia y la niebla. Un poco sin saber qué hacer fuimos a un pequeño centro comercial en Giarre. Una vez visitado, decidimos ir a Messina. Una vez allí, después de contemplar el continente desde el puerto, visitamos el Duomo, y la curiosa iglesia Annunziata dei Catalani con una mezcla de estilos remarcable. Vimos también en la Via Lepanto la estatua de Don Juan de Austria junto a la Plaza de los Catalanes.
Regresamos pronto a pasar la última noche.
Messina
Undécimo día (16/10/2016)

¡Madrugón! Nos despertamos a las 3 ya que el avión partía a las 6,30 y había que llegar al aeropuerto no sin antes devolver el coche habiendo llenado el depósito de carburante. Regresamos a Barcelona, vía Milán donde debido a la niebla efectuamos el aterrizaje en modo automático.

Conclusiones.

Diez días son pocos para visitar todo Sicilia. A pesar de haber recorrido más de 1.000 kilómetros nos quedamos con ganas de visitar más de lo que pudimos ver en nuestro viaje.

Siracusa, el Valle del Noto, catedrales e iglesias que compiten entre sí en belleza debido a la pugna entre la Iglesia y la Monarquía, ciudades y pueblos que dejamos de visitar, donde te saludan diciendo ¡Salve! En fin, que habrá que volver algún día y volver a experimentar la emoción de conducir “a la siciliana” (toda una experiencia). También, en nuestro caso, probar los “Cannoli”, el Cous Cous de Pescado y las Granita, ya que al ser octubre ya no tenían en la mayoría de sitios. Y el Etna al cual no subimos, ni vimos,  por culpa de la niebla.

Lo que menos nos gustó de Sicilia es la cantidad de autopistas que hay a lo largo de la isla, ya su mal estado de conservación. Es claro que para los habitantes las infraestructuras de acceso rápido son una ventaja considerable, pero no cuando vas de viaje, ya que si no puedes hacer parada en todos los lugares bellos que encuentras, es recomendable hacer turismo de “coche”, contemplando el paisaje como hemos hecho en otros lugares cuando no disponíamos de muchos días. Pero en Sicilia las vallas protectoras de las autopistas son tan altas que en un coche normal no puedes ver  nada, ni el paisaje.

Los establecimientos donde nos alojamos muy confortables y excelentes tanto en el trato como en los desayunos todos ellos abundantes y exquisitos.

 Por último agradecer los consejos, informaciones y servicios de Trinakria que recomendaremos y, sin duda, utilizaremos en otra ocasión. Hasta pronto.


Articulo escrito por G.R.
ORGANIZA TU RUTA POR SICILIA ➜