martes, 11 de julio de 2017

Nuestro viaje a Sicilia en Semana Santa

Ragusa Ibla
…y volvimos!!!!...tal como queríamos!!! … eso si cambiamos de zona y de estación, esta vez nos esperaba el este, la primavera y esos campos de amapolas rojas y margaritas amarillas y los "muri a secco" (cercas de piedra); también en este lapso leímos a Sciascia  (Los tíos de Sicilia) y a Josep Pla (Cartas de Italia) para tratar de seguir entendiendo el espíritu siciliano, incluso escuchamos, después de mucho tiempo, a Franco Battiato. Lo que no cambiamos fue de asesores, siempre con Trinakria,  es decir Boris y Giovanni y sus acertados consejos.

Qué bueno fue perderse por la Pescheria en Catania, en la primera salida, entre peces, frutas, verduras y gritos!! Luego disfrutamos de las vistas de Taormina y de Castelmola, donde el Bar Turrisi fue la delicia de nuestras compañeras, por la recomendación de Giovanni. Las comparaciones son odiosas…
el mercado de la "pescheria", Catania
vendedor de alcachofas
Catania

Qué belleza el Etna!!! Todo lo contempla desde las alturas, soberbio, con su fumarola constante que nos alerta de su presencia y nos avisa que seguirá allí mucho más tiempo que nosotros… También recorrimos vertiginosamente, en Appe, las calles de Siracusa y de Caltagirone al más puro estilo turístico!!. En Ortigia nos imaginamos a Archimedes corriendo por las calles gritando “Eureka”!! Además, paseamos en barca por el Jónico; subimos y bajamos mil veces las calles empinadas de Ragusa; nos maravillamos al girar de repente por una calle de Scicli o de Palazzolo Acreide y admirar tanto esplendor; nos atrevimos a encarar las rotondas con casi el mismo arrojo que los conductores locales; resistimos con heroicidad los embates de los que nos querían adelantar por las carreteras, sean camiones o cinquecentos; luego de 950 kms recorridos he logrado romper tabúes y normas escritas por no se sabe quién y adelantar también en línea continua!!!, nos perdimos cien veces al fiarnos del GPS, pero descubrimos el silencio y el verde de esos valles, los rebaños en medio de la calzadas y los campos de chumberas. Vimos Modica desde las alturas y pensamos que no sería difícil tener un Nobel de Literatura, en semejante sitio de inspiración. Los mosaicos de la Villa Romana del Casale, nos hacen pensar que algunos, pocos, vivían mejor que muchos de nosotros ahora, 2000 años después…
Etna
nosotros en el Etna
Teatro griego-romano, Taormina

Visitamos la casa del 'comisario Montalbano' en Punta Secca, el despacho de su jefe, que es el mismo que el del sindaco de Scicli, cenamos en su restaurante La Rusticana, de Ragusa, llevados por Chica, una de las compañeras de viaje. No adentramos en el Palazzo La Roca, de Ragusa, en cuya terraza se filmó “Divorcio a la Italiana” con el admirado –sobre todo por Marita, mia moglie- Marcello Mastroiani. También conocimos el Mistral, que nos arropó con su viento fresco del noroeste.
Nos alojamos en dos palacios, el de Biscari en Catania y el Sortino Trono en Ragusa, cobijados por la hospitalidad de Ruggero y de Giovanna y Antonio.
Qué pena no tener más tiempo, como lo tiene el Etna, para volver muchas veces, para empezar con un amaro, luego seguir con la pasta alla Norma, o con le sarde o con l'anciova; el caciocavallo arrosto o el pecorino!!! Por supuesto acompañado con vino Grillo o Nero d'Avola.
Mi amigo Salvatore (antes Salvador) echó de menos los gin tonics de Málaga, pero no perdonó un cannolo ni una grappa, dopo la mangiata!!! A mí me faltó la granita, pero seguí con los cannoli y también la cassata. Aaahhh… y me pasé del espresso al ristretto!!!
Pero sobre todo, qué pena no tener más vida para regresar y disfrutar de la amabilidad de los sicilianos, para seguir paseando por sus pueblos, sus playas aún sin rascacielos y por su campo verde y silencioso. Y disfrutar del sarcástico “Me ne frega” ante un comentario de que tal cosa era algo más barato en España.
“Creo en los Sicilianos de hablar parco, que no se agitan, que se corroen por dentro y sufren: los pobres que se saludan con un gesto cansino, como desde una distancia de siglos, siempre tan silenciosos, tan distantes, con su aire melancólico y aburrido, pero siempre prestos a la acción”.
Leonardo Sciascia.
Me gustaría volver a escribir algo el año próximo…

Ragusa Ibla


Siracusa
Caltagirone



Articulo escrito por E.M. 

ORGANIZA TU RUTA POR SICILIA ➜

No hay comentarios:

Publicar un comentario