martes, 20 de noviembre de 2018

Nuevo Cinema Paraíso

El 17 de noviembre de 1988, una pequeña historia debutó en los cines de la bota. Acompañada por un joven director, trajo consigo una historia íntima, casi biográfica. Hablaba de un pequeño pueblo de Sicilia, un pintoresco salón parroquial y su proyeccionista de bigotes. Y lo hizo a través de la mirada curiosa de un niño, todo ojos y una sonrisa que, en cuanto se despertó, era ya un hombre y lejos de casa. Un homenaje a la amistad, el amor y todo lo que nos rodea. El título de la película que encantó a la Costa Azul y conmovió a Hollywood fue Nuevo Cine Paraíso. El nombre del director Giuseppe Tornatore. Y esa noche de noviembre fue una pesadilla. Para ambos.

Aún así, el primer impacto de los 155 minutos de trabajo con la audiencia había sido más que positivo. El 29 de septiembre de 1988, de hecho, el Festival Europa Cinema de Bari había aceptado la segunda película del autor siciliano con diez minutos de ovación. Un homenaje pagado por el público de Apulia en particular a la interpretación de Philippe Noiret (Alfredo, el proyeccionista) y la música de Ennio Morricone. Con este pequeño éxito, la película se distribuyó por toda Italia y se lanzó como el ambicioso desafío de un autor a su público: "En ese momento sucedía continuamente, algunas ciudades italianas permanecían sin cine. En ese clima, pensé que era hora de realizar un proyecto que tenía desde hace mucho tiempo ". El fiasco fue total. Después de solo dos días de programación, la película se retiró de cada cine. Excepto en Messina, donde permaneció durante mucho tiempo. El director de ese cine (Aurora), Giovanni Parlagreco, estaba enamorado de ese cuento de hadas hasta el punto de invitar a sus clientes a pagar el boleto al final de la visión y solo si estaban satisfechos.

Convencido de que el fracaso se debió a la longitud excesiva de la película, Tornatore decidió relanzarlo inmediatamente en la pantalla grande, pero en una versión más delgada, más ligera de 25 minutos. Aún rechazado por la taquilla y rechazado con pérdidas por el Festival de Cine de Berlín, Nuovo Cinema Paradiso parecía asumir los contornos de uno de esos sueños que, tal vez, hubiera sido mejor dejar en el cajón. Sin embargo, el rechazo recogido por la revista alemana dio origen a una cierta charla. En un principio invitado por los comisarios del Oso de Oro y luego rechazado de manera torpe por el director Moritz de Hadeln, el desafortunado largometraje se convirtió en un pequeño caso de cine, atrayendo la atención de los selectores del Festival de Cine de Cannes que decidieron admitirlo en la edición número 42. El jurado presidido por Wim Wenders quedó encantado y decidió premiarlo con el Grand Prix Speciale. Era la primavera del 89 y Tornatore y su
esmoquin ya habían encontrado un boleto para Los Ángeles y el pase para el Teatro Kodak.

Incluido en los cinco finalistas de los nominados al Oscar a la Mejor Película Extranjera, Nuovo Cinema Paradiso logró obtenerlo, devolviendo así a Italia un premio que faltaba desde 1975, cuando fue premiado Federico Fellini con su
Amarcord. Solo el maestro de la Romaña, contactado en ese momento por Tornatore por un pequeño camafeo que nunca se consumió, advirtió al colega inexperto: "Si ganas el Oscar, tómalo, de lo contrario, Cristaldi te dará una copia y te hará". Franco Cristaldi, que había producido las dos películas que acabamos de mencionar, acordó dejar la codiciada estatuilla al joven director. Sin embargo, con una condición: una vez en el escenario, dependería de él tomar la palabra primero. Sosteniendo el micrófono, el productor italiano actuó en los homenajes rituales, sin olvidar recordar que esa fecha, el 26 de marzo, fue muy afortunada para él. El mismo día, al retirar el premio a Amarcord, se había encontrado con su esposa, Zeudi Araya. Tornatore escuchó con entusiasmo e impaciencia, listo para disculparse por su mal inglés y hacer que el público sonriera con una broma: "Espero que entre ustedes haya una mujer que, como Cristaldi, se convierta en mi esposa". No tuvo tiempo de decir "Disculpe" que la cámara ya lo había dejado. De hecho, el productor había monopolizado los 45 segundos disponibles para los dos, dejando así al director el registro del discurso más corto en una noche de Oscar.

"Esta película me dio todo. En el transcurso de un año, todo lo que podría pasar en la carrera de un director me sucedió: desde el fracaso más negro y desesperado, hasta el éxito más optimista y alegre. Era como hacer diez películas juntas ". La odisea de Nuovo Cinema Paradiso nos ha devuelto una película que el público y los críticos iban a presentar apresuradamente. Quizás no sea una obra maestra, incluso si todavía es el título más exitoso de la filmografía de Tornatore. Pero, sin duda, una obra que conserva intacta la calidez de un cine popular, capaz de dar momentos de una lejana pero moderna Italia. Para superar la historia en imágenes y devolvernos un mundo tan vivo que podamos sentirlo. Respirando el tabaco de los cigarrillos que llenaban las salas de cine y acariciando los crujidos de las sillas de madera que acunaban (y aún calmaban) la imaginación de quienes, frente a un rayo de luz que proyecta un beso sobre una sábana blanca, siempre serán secuestrados. Con la boca entreabierta y una mirada curiosa. Como la de un niño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario