miércoles, 21 de noviembre de 2018

Que ver en Siracusa

Su historia milenaria, Neapolis, Ortigia, el papiro de Ciane, sus encantadores y fascinantes territorios y costas, Noto, Vendìcari, Marzamemi y hasta la isla de Correnti, lo convierten en uno de los principales destinos para quienes visitan Sicilia. Que ver entonces en Siracusa?

1 - El teatro griego.

Impresionante, solemne, intrigante, con impresionantes vistas.
Puede suceder que, mientras está sentado en los grandes escalones de piedra, escuche las voces de los grandes héroes griegos, Agamenón, Medea o Edipo, incluso si no hay actores en el escenario... ¡este es un lugar tan evocador!



Guarda evidencias de varios períodos históricos, desde la prehistoria hasta la Antigüedad tardía y la era bizantina. El teatro griego es uno de los más grandes del mundo, totalmente tallado en la roca.
En la antigüedad se usaba para obras de teatro y asambleas populares, hoy es el lugar donde las tragedias griegas vuelven a vivir a través de la Serie de Actuaciones Clásicas que se llevan a cabo todos los años en primavera gracias al INDA, Instituto Nacional de Drama Antiguo. Al atardecer, o tal vez incluso con la luna llena, aquí, en las escaleras del teatro griego, disfrutaremos de una experiencia maravillosa.

2 - Oreja de Dionisio
La mítica Oreja de Dionisio es la cueva más famosa de Siracusa.
Se llama así por su forma de oreja y, sobre todo, por sus notables propiedades acústicas que amplifican los sonidos en su interior. Según la leyenda, el tirano Dionisio lo utilizó como cárcel y solía escuchar las conversaciones de los prisioneros. Es una cueva artificial ubicada en una antigua cantera de piedra llamada Latomia del Paradiso, ubicada bajo el Teatro Griego de Siracusa.


3 - Mercado de Ortigia, isla de Siracusa.
Una explosión de colores, aromas y sabores auténticos de Sicilia, el encanto de los mercados antiguos. A la entrada de la isla de Ortigia, que está conectada a la ciudad por el puente de Umbertino, te esperarán los diferentes tipos de especias, las guindillas del Etna, pasteles de almendra, mariscos y pescado fresco. Un pequeño mercado animado por coloridos "vanniate", frases pegajosas en dialecto siciliano, gritos para atraer a los clientes. ¿Porque no compras una rareza?: u strattu (extracto de tomate, N.d.R), una maravillosa pasta de tomate natural, utilizada para enriquecer las salsas y los guisos. Una buena oportunidad para conocer nuestros productos locales y aprender nuevas recetas sicilianas.


4 - Piazza Duomo
¡Una de las plazas más famosas de Sicilia y una de las más bonitas de Italia! Rodeado de magníficos palacios barrocos, es el núcleo de la vida civil y religiosa de Ortigia, la antigua ciudad de Siracusa, patrimonio de la UNESCO.
Párate aquí: ¡Tómate un descanso, siéntate a tomar algo y disfruta del ambiente!
La catedral es un caso excepcional de arquitectura mixta: un templo pagano y al mismo tiempo una iglesia cristiana. Se encuentra en las ruinas de un templo dedicado a Atenea que fue construido en el año 480 aC. y, detrás de su fachada barroca, conserva una joya del pasado con las columnas dóricas aún visibles por fuera y por dentro. En la parte posterior de la plaza se encuentra la iglesia de Santa Lucia alla Badia, que alberga la pintura de Caravaggio "El entierro de Santa Lucía".



5 - Museo Arqueológico Regional Paolo Orsi
Es uno de los museos de arqueología más importantes y prestigiosos de Europa. En exhibición, hay piezas que datan desde la prehistoria hasta el período grecorromano, provenientes de excavaciones en la ciudad y otros lugares de Sicilia.


6 - Santuario della madonna delle Lacrime
Un lugar encantador, donde respirarás un ambiente de paz, tranquilidad y misticismo.
La estructura, muy impresionante, fue construida en memoria de un milagro ocurrido en 1953: el lagrimeo de una efigie de yeso de la Virgen María.
El Santuario alberga algunos recuerdos preciosos de este extraordinario evento: la pintura original, un trozo de tela que cubría la imagen, un pañuelo empapado con las lágrimas de la Virgen María e incluso algunas lágrimas cristalizadas.


7 - Castillo de Maniace y Castillo de Eurialo.
Si te gustan los castillos, estás en el lugar correcto: estos son algunos de los castillos más pintorescos de la isla.
El castillo de Maniace lleva el nombre del comandante bizantino Giorgio Maniace. Es un verdadero símbolo del poder y el genio del emperador Federico II, quien lo construyó sobre un antiguo fuerte entre 1232 y 1240. Inmerso en los colores del mar, es la aleta más extrema de la isla de Ortigia.
El castillo de Eurialo es una de las obras militares más grandes y completas de la época griega. Fue construido por Dionisio I, el tirano de Siracusa, para completar el gran sistema defensivo llamado muros dionisíacos, que corría a lo largo del borde de la meseta de Epípoli. Caminar por las ruinas es como retroceder en el tiempo, ya que todavía resuenan con el ruido de las sandalias de los soldados.


8 - Templo de Apolo
La magnificencia de estas ruinas griegas se puede notar inmediatamente al llegar a la pequeña isla de Ortigia. Es el templo dórico más antiguo de Sicilia y su historia ha sido muy problemática a lo largo del tiempo. Primero fue una iglesia cristiana, luego una mezquita, luego otra vez una iglesia normanda y, finalmente, un cuartel en la época de Carlos V. Por la noche, gracias a las luces de la ciudad, puedes disfrutar de un espectáculo único.


9 - Fonte Aretusa
La fuente se origina en un manantial de agua dulce y crea un pequeño lago semicircular con peces, gansos y patos y donde crecen exhuberantemente las plantas del único papiro natural (Papireto) en Europa. Muy cerca de aquí, dentro de un restaurante, se puede visitar gratis un antiguo lavadero que data del siglo XVIII.
Su nombre proviene de la leyenda de la ninfa Arethusa, quien, queriendo escapar del impetuoso amor de Alfeo, saltó al mar y llegó a la isla de Ortigia. Aquí, la diosa Diana, triste por esta reacción extrema, la convirtió en un manantial. Alfeo, a su vez, se transformó en un río cuyas aguas cruzaron el mar y explotaron en una fuente de agua cerca de Aretusa, para que pudieran unirse para siempre.


10 - Piazza Archimede
Plaza
Arquímedes, dedicada al famoso matemático y físico, nacido en Siracusa, incluye la Fontana Diana que narra el mito de Alfeo y Aretusa. Se remonta al siglo noveno y está rodeado de edificios que cuentan la historia de Sicilia, desde la Edad Media hasta nuestros días.





Fuente: www.visitsicily.info 



ORGANIZA TU RUTA POR SICILIA ➜

No hay comentarios:

Publicar un comentario